Una iniciativa de Baztan anima a las mujeres a bailar el mutildantza

plazara_danzara

plazara_danzara
Una iniciativa popular que se denomina Plazara Dantzara, surgida en fechas recientes, defiende que las mujeres participen en el mutildantza, el típico baile de hombres del Valle de Baztan como su propio nombre indica. En un comunicado difundido días pasados tras una comparecencia invitan, ahora que empieza la temporada de fiestas, a baztandarras y visitantes a actuar con naturalidad y sea hombre o mujer a bailar mutildantza en todas las plazas.

El citado grupo señala que han pasado ya muchos años desde que algunas mujeres de Baztan tomaron la decisión de participar en ese baile y que muchos hombres apoyaron su decisión. Asimismo, indican que en las últimas décadas las mujeres, después de luchar y trabajar nuevas vías, han conseguido aumentar el nivel de participación en diferentes ámbitos y de esta manera, en Baztan, se han transformado ciertas costumbres.

Por ejemplo, recuerdan que ahora las niñas corren el gallo junto con los niños en Orakunde, en carnavales los mozos completan el puxke biltze (la cuestación popular casa por casa) en compañía de las chicas, en los batzarres se escucha a las mujeres igual que a los hombres y que, a pesar de no haber hecho nunca la mili, hombres y mujeres se unen en kinto besta, la fiesta de las pasadas quintas militares. Afirman que todas esas costumbres “han sido transformadas, reconstruidas, renovadas y adaptadas a los nuevos tiempos”, y preguntan quién querría, entendería o se atrevería a que la mujer no participara o fuera marginada con la excusa del género.

La mencionada iniciativa dice saber y denuncia que hay baztandarras que “no quieren bailar con nosotras por ser mujeres”, aunque fueron a hablar con ellos con ánimo de aunar esfuerzos a favor del importante patrimonio que es el mutildantza, y que no les dejan ser partícipes “porque no entendemos la tradición como ellos quieren”. De hecho, afirman que si han pretendido acobardarles no han dado ni darán marcha atrás y cuando tengan ganas de bailar, bailarán porque quieren hacerlo.

Con el deseo de ser una más del corro, mencionan que han soportado incisivas miradas, apagado de luces, boicots, sesiones paralelas de baile, retiradas de mutildantzaris, silbidos, silencio de txistularis e insultos, pero advierten que “han sido los últimos”, y que en adelante no volverán a aceptar ninguna más de estas actitudes.

Diario de Noticias, 11/06/2013.