Xavier Mina: “Su nombre será grato a los amantes de la libertad”

XMina

XMina


En 1824 Blanco White escribió estas palabras en Londres dedicadas al navarro Xavier Mina, como epitafio para un joven valiente cuya memoria habría de ser recordada por todos los que luchan por la causa de la libertad contra la tiranía en cualquier lugar del mundo, en todo tiempo. El Congreso mexicano le había declarado Héroe en grado heroico en 1823. Conseguida su independencia a sangre y fuego, soltaron las amarras coloniales del viejo imperio español moribundo, y nacieron las jóvenes patrias americanas que demostraban que Saturno no pudo devorar a sus hijos. Por la independencia de México, y de la América toda, el general insurgente Mina entregó su vida a los 28 años de edad, en 1817.

El Reino de España, cruel y vengativo, lo condenó al ostracismo e intentó borrar su nombre de la historia, después de que el ejército realista español lo fusilara por la espalda por alta traición, sedición y rebeldía, y enterrara su cuerpo destrozado en una fosa común en Pénjamo, Guanajuato. Ni siquiera el emperador Napoleón había sido tan cruel con su enemigo “brigante”, cuando el fundador de la guerrilla del Corso Terrestre de Navarra, Mina el mozo o el estudiante, fue apresado en Labiano en 1810 y encarcelado en el castillo de Vincennes durante 4 años como reo de Estado.

Hoy, para el Comité de Otano, su pueblo natal, Xavier Mina es uno de los mejores hijos de Navarra. El sábado 11 de noviembre, celebraremos en este pueblecito del Valle de Elortz el bicentenario de su ejecución en México. Será el primer homenaje que se le haga en nuestra tierra en 200 años. Un monolito de piedra con los escudos de México y Navarra, hecho por Eme el de Larraga, y una placa mexicana de cerámica de Guanajuato, recordarán su memoria en tres idiomas: euskera, castellano y nahualt. Tres culturas para honrar al héroe de dos procesos de independencia que abrazó sin dudar, buscando el bien común y la soberanía nacional.

Entre nosotros Xavier es prácticamente desconocido, y no es casual este olvido, pero en México está enterrado en el monumento al Ángel de la Independencia de México DF, lugar sagrado que comparten los próceres de la patria, trasladados de su anterior sepulcro en la catedral metropolitana. Mina da su nombre a calles, aeropuertos, colegios y pueblos del país hermano. Ha sido desde México desde donde nos han insistido y empujado a celebrar la vida de Xavier y a no olvidarle en su tierra natal, después de la visita de los representantes de la Casa de Todas y Todos en 2014.

Con muy pocos medios, pero mucha voluntad y trabajo, el pequeño comité de Otano ha establecido una agenda única con el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, máxima institución cultural del país, que ha celebrado en el Museo Nacional de Historia del castillo de Chapultepec unas jornadas sobre Xavier Mina, con reconocidos especialistas de las instituciones académicas más prestigiosas de la nación. También en Monterrey, Nuevo León, acaban de celebrar la memoria del Mina combatiente por la libertad contra la tiranía, tres museos de historia.

En nuestra tierra, se han realizado charlas, mesas redondas, retransmisiones y rutas en Orkoien, Iruña, Valle de Elortz, Dicastillo, y Universidad del País Vasco en Gasteiz, culminando el próximo sábado en Otano la celebración del Bicentenario. Tal vez se noten ausencias académicas e institucionales navarras a las que no hemos sabido convencer, pero nos damos por satisfechos, porque creemos que el mejor homenaje que podemos hacer a Xavier Mina, es el que nace del pueblo y reúne, doscientos años después, a todos los amantes de la libertad, como anticipó Blanco White.

En esta Navarra amante de sus libertades, todas y todos estáis invitados a recuperar a Xavier definitivamente para nuestra memoria colectiva, colocando en un lugar especial entre la cabeza y el corazón al guerrillero de Otano que, enfrentándose a la tiranía de un Borbón, internacionalizó la libertad de su tierra, cuando proclamó que “la patria no está circunscrita únicamente al lugar en que hemos nacido, sino más propiamente al que pone a cubierto nuestros derechos individuales”.

¡Salud y libertad, Osasuna eta askatasuna! ¡Gora Mina!

María José Sagasti Lacalle
Miembro del Comité de Otano y coordinadora con México del Bicentenario de la ejecución de Xavier Mina