Tres casos de historia negra en que los uxuetarras hablaban euskara

mikel-burgui

mikel-burgui


Según el documento del Archivo Histórico Nacional en Madrid, sección  Consejos, libro 15270, fechado en el año de 1676 y que vemos en la foto, para ser Prior de Uxue era necesario saber euskara por ser ésta “la lengua común y general de aquel pueblo, en el que muchos no entienden otra”. Frase corta y contundente que no deja lugar a dudas: 

Entrados ya en el último cuarto del siglo XVII el euskara era la lengua común y general de nuestros antepasados. Y había vecinos que no entendían otra.

He creído necesario citar el anterior preámbulo antes de dar  noticia de tres casos judiciales que ha investigado y me ha dado a conocer el amigo Peio Monteano, técnico superior del Archivo Real y General de Navarra.Dichos casos, que luego referiré, son muy anteriores a 1676.

Como muy bien tiene demostrado Peio en su libro “El iceberg Navarro”, durante el siglo XVI los habitantes de la Alta Navarra se expresaban en dos lenguas:

– en euskera, un idioma que la mayoría de la población habla, pero que nadie escribe,
– y en castellano, una lengua que hablan muchos menos, pero que es la que emplean los pocos que saben escribir.

Idioma y poder

Tener todo registrado, documentado y escriturado, es controlar la riqueza del territorio que se gobierna para, a la vez, tener controlados a los que pueblan ese territorio.

El idioma que se emplea en los documentos es el del dominador. Desde 1512 el que domina en Navarra es Castilla que impone su Virrey, su ejército, ciertos altos cargos en los organismos del reino, nombrando además a los obispos siempre no navarros. Por lo tanto, es el castellano la forma escrita y hablada conque se le dan al poderoso las noticias de todo lo que se mueve en Navarra. Todo ello, justo en la época en que los reinos soberanos de toda Europa comienzan a escriturar en sus idiomas propios.

Uxue, siglos XVI y XVII

Las referencias sobre Uxue en un documento de 1550 encontrado en el Seminario de Vitoria, es que estaba clasificado como pueblo de habla vasca. Cosa que, como hemos visto, todavía sucedía ciento dieciséis años más tarde (año 1676), cuando el euskara era todavía “la lengua común y general del pueblo en el que muchos no entienden otra”.

Peio Monteano dice que durante el siglo XVI el 80 % (ochenta por cien) de la población de la Alta Navarra (actual Comunidad Foral) era exclusivamente vascoparlante según se desprende de documentos de la época.

Todos los escribanos de los Tribunales Reales de Navarra eran bilingües, es decir que sabían euskara para poder atender al cien por cien de la población. Era totalmente necesario saber el idioma del pueblo llano para interrogar a los testigos e investigar todos los casos a juzgar por los Tribunales.

Los delitos cometidos debían ser descritos sobre papel para poder ser analizados y poder emitir sentencia. A tal fin, las testiganzas se recogían por los notarios en castellano. Pero como estos funcionarios eran bilingües podían enterarse de todos los pormenores que los testigos referían en todas las circunstancias linguisticas que se diesen.

La labor de los escribanos de los Tribunales Reales de Navarra era redactar todos los datos en castellano. Así se facilitaba que los cinco principales cargos de los  mencionados Tribunales Reales  (cargos impuestos por Castilla) pudieran enterarse antes de dictar veredicto.

Tres procesos judiciales en los que se muestra a uxuetarras hablando euskara

Recientemente, Peio Monteano me envió tres procesos judiciales:uno de 1572, otro de 1581 y el tercero de 1611 en los que aflora el uso del  euskara entre varios uxuetarras que aparecen citados en ellos.

El primer caso es sobre un apuñalamiento y muerte

1572 Proceso del Fiscal contra Martin Gamboa sobre permiso. AGN-NEAN. Tribunales Reales. Proceso núm. 326.268. En realidad se trata de un proceso abierto por el fiscal contra el alcalde y jurados de Uxue al considerar que no actuaron con diligencia para arrestar a un vecino que consiguió huir tras haber dado muerte a otro vecino.

Suceso   

Día 24 de junio de 1572, festividad de San Juan

Cuando la localidad celebraba la sobremesa de la comida festiva (4:00 de la tarde), se produce una discusión en una de las casas de las afueras de Uxue. Allí, el propietario de la vivienda, el herrero Juan de Iturmendi está con su amigo y vecino Miguel Março. Ambos están borrachos. Iturmendi insulta a su esposa, Juana Abaurre, llamándole “puta bellaca”.

Están presentes también Juan de Abaurre, Juana de Abaurre, María de Leoz y María Jimenez (criada). Marzo, que es pariente, sale en la defensa de Juana Abaurre. Comienzan a discutir y finalmente se pegan. En el transcurso de la pelea, Iturmendi le proporciona una puñalada bajo el brazo izquierdo a Março y huye de casa. Marzo sale en su persecución, pero poco después vuelve con la muerte ya en el rostro. Se desploma y, aunque es asistido por el barbero y el cura, muere esa misma noche.

1572, junio 25. Uxue. Probanza de información tomada por Pedro del Pueyo de Irigoien, escribano, en presencia del alcalde de la villa, Martín Ganboa.

Interroga a:
Juan de Abaurre, mozo, vecino de 17-18 años.
María Jiménez, vecina, de unos 30 años
María de Leoz, esposa de Miguel Usar, vecinos, de unos 36 años.
Juana Abaurre, esposa del homicida, de unos 60 años. Volvía de la iglesia cuando los encontró en casa.
Pedro de Oteiza, criado de Pedro Março, vecino, de unos 36 años. Estaba en la huerta, cuando oyó que voceaban. Acudió, pero las puertas de la casa de Iturmendi estaban cerradas.

“… y baxo a la puerta baxa y le allo abierta. Y en ella estaba parado el dicho Miguel Marco, difunto. El quoal no le dixo nada ni este testigo le pregunto, ante limpiando el capote con las dos manos se fue la calle arriba sin que le biese golpe ni sangre alguna. Y luego se bozeo y se dixo que el dicho Marco yendo ansi por la calle, cayó desmayado…” (fol. 4)

Jerónimo de Alman, habitante de Ujue, de unos 23 años.
María Nicolay, esposa de Miguel Gorria, vecino, de unos 47 años.
Catalina de Urtubia, viuda de Martín de Abaurre, de unos 70 años.
Juana de Gorriti y Azpiroz, mujer de Joan Abaurre menor, de unos 30 años.

(Peio Monteano omite poner más testigos de esta fase del caso ya que no aportan nada nuevo y por no hacer largo el escrito que me manda)

1572, julio 1-2. Ujué. Probanza de información tomada por el escribano receptor Juan de Zudaire. (la probanza consiste en leer a los testigos los testimonios que se escribieron con anterioridad para que den su visto bueno a las declaraciones)

Interroga a:

Juan de Abaurre, mozo, (hijo de Miguel de Abaurre, difunto, vecino que fue de Ujué), de 17-18 años. Se ratifica tras leerle su anterior declaración  Insiste en que su mujer no contestó a los insultos de Iturmendi.
Juana de Abaurre, esposa de Iturmendi, Ratifica su anterior declaración después de que el escribano se la leyese y “por esta confesante oyda y conprendida aquella”.
María de Leoz, esposa de Joan Lusar, vecino. Lo mismo que la anterior.
María Jiménez. Lo mismo que la anterior.
Juan Ruiz, maestre cirujano, vecino, de unos 28 años.
Pedro de Abaurre menor.

Así, leídas a botipronto y al estar el documento obligatoriamente redactado en castellano, parece como si todos los interrogados estuviesen hablando romance al hablar con el escribiente.

Pero…  considerando que en aquella época todos los uxuetarras tenían como idioma natural el vascuence, lo lógico es pensar que las declaraciones de los testigos de este caso fueron hechas en euskara.
Hay que tener en cuenta que los escribanos (que tambien sabian vascuence) tenían la obligación de escribir en castellano todo lo que dijesen acusados y testigos. Por lo tanto, pudiera ser que los testigos e implicados hubieran relatado todo en euskara aunque el notario escribiese luego todas las testiganzas en castellano.

El siguiente testimonio de este caso nos da un poco de luz:

1572, agosto 4. Uxue. Probanza tomada por Martín de Mendivil, escribano receptor.

Este es el testimonio más importante en cuanto al uso del euskara pues nos apercibe de un monolingüe en romance. Es el de Pedro de Oteiza, estante en Uxue, criado de Pedro Março y de unos 36 años:

¡Pedro de Oteiza sólo sabía romance y no entendió lo que Miguel Março y Joan de Iturmendi se decían, ni lo que éste dijo a su mujer!

“… se acuerda que quando este testigo hallo y vio a Miguel Marco, deffunto, en el dia que murio, lo vio y halló en la puerta de la parte detras de la cassa de Joan de Yturmendi, herrero, delincuente, que estaba hablando con la mujer de él [Iturmendi], la qual no sabe como se llama ni lo que dezian, porque este testigo es romançado y hablaban ellos al tiempo en bascuenz. Y que el dicho deffunto passaba las manos por el capote por sobre el pecho, que a lo que paresçia lo limpiaba. Y que por causa de ello y de que el dicho deffunto no dixo nada a este testigo quando se toparon, no pregunto a él ni a la mujer del dicho delinquente çerca las dichas vozes…” (fol. 66 vº-67)

Otro proceso: 

Un estupro ocurrido en el término de Otrollos Grande. (Otrollosandi)

  1. Proceso del Fiscal y Graciana de  Muru, vecina de Uxue, contra Juanes de Arbeloa, vecino de Uxue, criminal, sobre estrupro.

AGN. Tribunales Reales, proceso 56.284

Este proceso se refiere a un caso escabroso. Los padres de Graciana, una muchacha de unos 14 años, denuncian la violación de su hija y acusan a Juanes de Arbeloa, un joven local de unos 22 años de edad.

El 4 de mayo de 1581, el alcalde de la villa toma declaración a la víctima, que dice ser de unos 10 años.

Los hechos acaecieron el lunes anterior, 2 de mayo, cuando su padre –que guardaba las vacas de la villa en el monte llamado Otrollos Grande- le envió a la villa a por pan. Allí estaba también Arbeloa con la intención de poner una “esquila” a una vaca de unos montañeses. Su padre dijo que podía acompañarle, pues había una legua de camino. En el camino se desviaron hacia un barranco y allí le ató las manos por atrás y acto seguido la violó.

A continuación se interroga a Arbeloa, de unos 22 años, quien admite los hechos y se muestra dispuesto a casarse con ella. Luego, ya en prisión, se retracta del estupro.

Todo el proceso parece transcurrir en romance o al menos el escribano no hace constar la traducción a ninguno de los implicados.

1581, mayo 20. Ujué. Probanza tomada por Cristóbal de Mendigorría a

– Graciana de Muro, habitante de Uxue (10 años).
Es la víctima. Se le lee, muestra y “da a entender” su anterior declaración (ese “dar a entender” puede significar que lo hizo en vascuence), y la ratifica.
– Johan Ruiz, cirujano (37 años). También se ratifica, sin que conste haber existido traducción.
– Miguel Lusar, vecino de Ujué (30 años). Idem.

Por parte del acusado, el día 22 toma declaración a:

– García Zuria, vecino de Ujué (49 años). Confirma que Johan de Arbeloa nació en Ujué, es vecino y siempre ha vivido en ella.

– Joan Xurio, almirante y vecino (52 años). Confirma que el acusado es hijo de Domenjon de Arbeloa y que será de unos 22 años.

– Joan Martinez, teniente alcalde, (44 años).

– Pedro de Abaurrea, vecino (52 años)

Por su parte, el 21 de mayo el escribano revisa los registros de bautismos en presencia del vicario, Antonio Marco. La inscripción del bautismo de Graciana aparece el 17 de febrero de 1567. La niña tendría pues, 14 años.

Todo “parece” trascurrir en romance.

El acusado de este caso es sometido a tortura y grita en euskera

Lo interesante es que, cuando estando en la prisión de Pamplona, Arbeloa es condenado a tormento para que reconozca su culpa, aflora el euskera.

El acto tiene lugar el 8 de julio de 1581 en la sala del tormento de las cárceles reales, en presencia de los alcaldes Rada y Suescun. El protocolo es el habitual, instándole a que diga la verdad y culpándole de los daños que por no hacerlo pueda recibir:

“… Y el dicho Arbeloa dixo y respondio que no tenia ninguna culpa. Y bista su negatiba con las protestaçiones arriba dichas, le mandaron apretar los // cordeles con los garrotes y assi se los apreto el dicho executor. Y estando assi apretado con los cordeles, dezia en bascuençe el dicho Arbeloa: ‘Estugu alacoric eguin’, que quiere decir ‘no hemos hecho tal cosa’. Y de nuevo le mandaron que diga la verdad, donde no le mandarian apretar segunda vez. Y siempre insistio en su negatiba. Y se los apreto segunda vez. Y haviendole amonestado otra vez, siempre dezia ‘no hemos hecho tal cossa’…” (fol. 85/ 85 v)

La tortura se suspende porque al echarle agua (la segunda tortura) en la boca, el reo pierde el sentido.

Condena

La sentencia de la CM de 18 de julio de 1581 condena a Arbeloa a ser paseado por las calles de Pamplona, desnudo de torso, y a 100 azotes, tras lo cual será enviado a galeras para servir en ellas durante 5 años.

Posteriormente, los padres llegan a un acuerdo extrajudicial: que se casen.  No obstante, poco después la niña se echa atrás, no se quiere casar con Arbeloa “por ahora”. La familia de Arbeloa ofrece el matrimonio o “indemnización” de 42 ducados. Así termina el proceso.

El cirujano de Uxue que habló en euskara mientras operaba otro cirujano

El tercer caso que me envía Peio Monteano es del año 1611. Caso que descubrió Florencio Idoate, cuando estaba al cargo del Archivo General de Navarra. Lo publicó en su obra “Rincones de Historia de Navarra”, tomo I, pág. 93.

Caso del que también di noticia en este blog bajo el título de “Juan de Mañeru, cirujano de Uxue. Cirujano y uxuetarras hablaban en euskara”. (Ver aquí)

  1. Proceso del Fiscal y Juan Jerónimo Martínez, denunciante, contra Juan de Mañeru, cirujano, vecino de Uxue,

Motivo: Haber excedido la licencia concedida por el Protomedicato, a cuya causa han muerto muchos enfermos y otros han quedado lisiados. AGN. Tribunales Reales, proceso 2.239.

El proceso comienza en 1608 a raíz de la denuncia presentado por el otro cirujano del pueblo, un tal Ruiz. (¿será el mismo cirujano Ruiz que se menciona dos veces en el caso anterior?)

Se envía como comisario receptor a Miguel Díez de Ultzurrun, quien llega desde Pamplona y toma declaración a los testigos de ambas partes en septiembre. Los testigos mencionan varias actuaciones de maese Juan de Mañeru, cirujano contratado por la villa. Este apareció por Uxue hacia 1604 por casamiento. Al llegar presentó ante el concejo su título de cirujano, expedido tras el examen realizado en Pamplona. Es en él se dice que es natural de Zirauki. El concejo le contrató para atender a los vecinos y habitantes de la villa.

La más interesante para la cuestión lingüística es la que se refiere a la actuación en mayo de 1608 con un niño de dos años hijo de un tal Juan Cruzat.

El niño estaba enfermo de una “quebradura” (hernia intestinal ) por lo que los padres, persuadidos por Mañeru, se propusieron “castrarlo” contratando los servicios de un francés, oficial de otro compatriota que había curado a varios en La Oliva y también a varios niños en el mismo Uxue. El caso es que el día de Santa Cruz de Mayo (día 3) asistido por Mañeru, el francés hizo una verdadera carnicería con el niño: Sacado el paquete intestinal, no pudieron volvérselo a introducir. El niño murió esa misma noche.

Lo interesante en lo que al euskara se refiere, es el testimonio de un antepasado mío llamado Antón Burgui, vecino de Uxue de unos 44 años, quien estuvo presente.

“… Y siendo esto assi, el dia de Santa Cruz después de missa mayor se fueron el dicho françes y el acussado, Martin Aldunat y dos mugeres y este testigo a la cassa del dicho Joan Cruçat y todos entraron en el aposiento que estaba el dicho niño. Y antes de començar le dijo el dicho acussado al dicho françes que mirase lo que hazia y si no se atrebia a castrar que no pusiese manos en el dicho niño. Y siempre estubo el dicho françes muy tiesso deziendo que si sabia muy bien. Y con esto teniendo el dicho Martin de Aldunat y este testigo de las piernas y braços al dicho niño, principio a castrar el dicho françes. Y el acussado bezes alumbraba y bezes le daba los aparejos que tenia para castrar. Y no le toco el dicho acussado sino solo quando le pusieron tres granos, que no saue este testigo de que eran, mas de que [——————–] en sus [——–]es para abugera […..] / Y puestos los dichos tres granos, le pusso un poco de lienço ençima y el acussado le puso la mano ençima del dicho lienço asta que los dichos granos abugerasen. Y después el dicho françes sin que le ayudasse el dicho acussado le abrio y le saco una bena y le atocon una cuerda. Y entonces le ayudo el dicho acussado a tener y ligar con la cuerda. Y luego le dijo el dicho acussado al dicho françes que havia andado muy mal. Y dixo en bascuençe el dicho acusado que si aquel niño no moria de aquella cura que ninguno moriria. Y con esto salieron del dicho aposento y se fueron a comer el dicho acussado y el dicho françes a casa del alcalde…” (fol. 12-12 vº)

En su declaración, Juan Cruzat, el padre, de unos 31 años, afirma que no pudo entender los términos de la negociación (el precio) entre el francés y Mañeru:

“… porque todo lo que entre el dicho françes y el dicho Mañeru trataban no entendía cosa ninguna, particularmente lo que dezia el dicho francés por hablar en su lengua de françes…” (fo. 6)

También declara su mujer, llamada Graciana Jurío, de 31 años, quien su propia declaración, al ver a su hijo de dos años, exclamó: “¡ay que me an muerto al niño, que le an sacado las tripas!”. (fol. 7 vº)

Peio me dice que en la documentación de los altos tribunales de Navarra  seguramente habrá más casos que reflejen el uso del euskara en nuestro pueblo.

Pero quedémonos con la imagen más tardana del año 1676, mucho tiempo después de los casos que hemos contado:

Para ser Prior de Uxue se halla ser necesaria la inteligencia de dicha lengua (el euskara) por ser la común y general de aquel pueblo en que muchos no entienden otra”.

La frase es rotunda.

Sabemos que en 1676 nombraron un Prior que dominaba el euskara. También sabemos las fechas en que murieron los siguientes tres priores de Uxue y quienes fueron sus sustitutos.

Peio Monteano espera que desde el Archivo Histórico Nacional de Madrid puedan ofrecerle información sobre si todavia en el siglo XVIII, (y por los mismos motivos que en 1676) seguía siendo preceptivo saber euskara para ejercer el cargo de Prior en Uxue.

CONCLUSIONES

– En 1676 el vascuence era la lengua común y general de Uxue, donde muchos no entendían otra.

– Hay indicios que nos hacen pensar que en Uxue se siguió utilizando el euskera hasta, por lo menos, principios del siglo XIX.

– Para poder saber con precisión la cantidad de hablantes y el nivel de uso del euskera en nuestro pueblo entre 1700 y 1810-20 solo nos falta encontrar documentos tan rotundos y clarificadores como el de 1676. Porque haberlos, seguro que los hay.

Mikel Burgi
https://ujue-uxue.blogspot.com.es/2018/04/tres-casos-de-historia-negra-en-que-los.html?spref=fb