Noain: “Navarra, esperanza muerta y memoria viva

noain2019

noain2019


Atzekoari ostatua ematen degu onirizkero, baino eztegu aien uztarria jasan,se puede leer en la estatua de los Fueros;es decir, Cobijamos al extranjero, pero no toleramos su yugo. En 1521, la represión castellana había provocado durante los últimos nueve años “mucho sufrimiento, hambre, vejaciones e incluso epidemias”, según señalan desde la asociación de memoria histórica Nabarralde. El rey navarro Juan III de Albret y la reina Catalina de Foix reunieron a un ejército de 5.000 soldados con la idea de resistir y recuperar la tierra invadida, pero la esperanza del viejo Reino se truncó en Noáin, donde unos 3.000 hombres murieron a manos de tropas castellanas. Ayer, e igual que todos los años desde hace 28, se revivió lo ocurrido mediante una marcha de la mano de la asociación Batalla de Noáin. En torno a 300 personas de toda Euskal Herria se dieron cita en la localidad para dar vida a la memoria de la esperanza que murió hace 498 años.

Marcha al monumento
La marcha comenzó a las 11.00 horas, aunque el intenso sol y la alerta roja por la ola de calor obligó a cambiar la ubicación de la primera de las paradas: estaba previsto comenzar en la plaza Batalla de Noáin con una representación teatral, pero, finalmente, la escena se hizo en la plaza San Miguel. Allí se presentó el evento y, a continuación, un actor que interpretó al coronel Villalba, que dirigió a las tropas del duque de Alba en la conquista de Navarra, se dirigió al ejército castellanas y amenazó con destruir a l frente navarro.

Después, los presentes, cargados de banderas de Navarra y otros emblemas del viejo Reino, emprendieron la marcha con un primer tramo hasta la orilla del río Elorz, donde el grupo de teatro Kukumix, de Mutilva, representó junto al de Subiza una nueva escena de la represión castellana contra la población Navarra.

Desde la chopera del Elorz, la caminata continuó hasta Salinas de Pamplona, donde se realizó una parada de descanso previa al tramo final del recorrido: el ascenso hasta el monumento del escultor Joxe Ulibarrena a los navarros caídos en la batalla de Noáin. Frente a la obra del peraltés, las personas asistentes se congregaron para escuchar el pregón, que este año corrió a cargo del dibujante Asisko Urmeneta Otsoa, caracterizado por su difusión y compromiso con la memoria y la cultura del pueblo navarro.

Además, tras un aurresku a cargo de dantzaris de Ortzadar y acompañado por una ofrenda floral, el mismo grupo folclórico se encargó de animar con más bailes la comida popular que se celebró en Salinas de Pamplona.

‘herriexistentzia’Casi medio siglo después de la batalla, gracias a la 28ª edición de la marcha por la memoria de las 3.000 personas que perdieron la vida en el intento de recuperar la soberanía navarra, su recuerdo sigue vivo y se honra cada año. En esta línea se eligió como lema de este año Herriexistentzia, un juego de palabras que une en euskera los conceptos de pueblo y existencia a través del de resistencia. Una resistencia muerta en el campo de batalla por una existencia viva en la identidad popular.

Crítica
Retirada del apoyo municipal. La organización de la marcha de la batalla de Noáin criticó la retirada de ayuda presupuestaria por parte del nuevo ayto de Noáin-Valle de Elorz. Según informaron en una nota, el Ayuntamiento siempre ha apoyado su causa y dotaba los eventos en torno al suceso histórico con un presupuesto anual de unos 3.000 €. Además, hasta este año, diferentes representantes del gobierno local se unían a la celebración. Así, lamentaron que la recién constituida corporación municipal de Na+, con Sebastián Marco Zaratiegui al frente, no apoye el acto y pueda eliminar las partidas.

Diario de Noticias 30-06-2019