Noain 2013: política con memoria

El 30 de junio del año 1521 las patrióticas tropas nabarras formadas por entre 8.000 y 10.000 hombres y capitaneadas por el joven señor de Asparrots, se enfrentaron valientemente y en campo abierto a un numeroso contingente de tropas invasoras españolas que alcanzaban los 30.000 hombres, además de contar en sus filas con varios señores autóctonos, indudablemente traidores y ciertamente desertores de su condición nacional nabarra.

La batalla fue larga y muy sangrienta, cayendo finalmente la victoria del lado del invasor español. Esto fue gracias primordialmente al trabajo realizado por la artillería imperial española, numerosa y superior a la nabarra. Al anochecer más de 5.000 patriotas nabarros yacían tendidos muertos en los campos comprendidos entre Ezkirotz, Noain y Barbatain. Tras la batalla, los españoles encargan al desertor nabarro y nuevo patriota español Francés de Beaumont, la tarea de hacer rendir una vez más tras 1512 la capital del Reino de Nabarra, Iruñea, otorgándole sin ningún tipo de cautela y recato, la autoridad necesaria para conseguir dicho objetivo militar.

A pesar de la continuidad independiente y soberana del Reino o Estado de Nabarra al norte del Pirineo hasta el año 1620, la libertad de los vasco(ne)s surpirenaicos ese día llegó a su fin.

Para nosotros, desde la Comisión Soberanista de Nabarra (NBK-CSN), y suponemos que para el resto de legitimistas, soberanistas, independentistas y estatalistas nabarros y nabarras de hoy, es un honor recordar el valor patriótico de esos leales nabarros que dieron sus vidas por la libertad de la Patria Nabarra.

Un recuerdo que permanece muy presente y vivo en nuestro recuerdo, en nuestra memoria histórica, obligándonos a mantener en pleno año 2013 su querella vigente para la recuperación de la plena soberanía para nuestro Estado y la libertad de la Nación Nabarra. A nosotros los nabarros y nabarras de hoy, nos avergüenza que muchos de nuestros compatriotas, hombres y mujeres, no conozcan lo sucedido ese fatídico día del año 1521 y su principal consecuencia, la actual falta de libertad para los nabarros y nabarras.

A pesar de la actual y más que meritoria labor en materia de recuperación de la memoria histórica, bien a través de empresas, grupos culturales y/o asociaciones diversas de nuestro País, la sociedad nabarra continúa narcotizada y por ende sojuzgada, por la perenne labor colonizadora del Reino de España y también de la República de Francia que ejercen sobre la misma. Pero lo que es una auténtica vergüenza para los patriotas nabarros y nabarras, es la ocultación de este importantísimo acto por medio de los gobernantes de la colonial Comunidad Foral y española de Navarra.

Una ocultación clara, patente y ciertamente reflexionada, buscando únicamente mantener el actual sometimiento, desunión y subordinación del Pueblo Nabarro. Un sometimiento militar, político, jurídico, económico, religioso, lingüístico y cultural continuado, para así esclavizar totalmente a los nabarros y nabarras que aún mantenemos nuestro espíritu libertario y nuestras mentes descolonizadas. Aunque estos agentes extranjeros, imperialistas y colonizadores intenten ocultar nuestro trabajo continuado y libertario, nosotros y nosotras seguimos recordando a nuestros antepasados, aquellos y aquellas que físicamente vivieron en libertad y que conocieron la auténtica autonomía, la efectiva independencia y la verdadera soberanía que ello significa.

Aunque esos nombrados como navarreros o más bien si lo preferimos navurros hispaniarum, menosprecien aquella valiente acción de nuestros bravos antepasados, deben saber que para los realmente nabarros y nabarras su lucha no fue en balde. Para nosotros y nosotras son un ejemplo de patriotismo y por eso debemos recordarles. Hay que honrarles.

También por todo ello, en la Comisión Soberanista de Nabarra (NBK-CSN) nos forzamos a mantener viva su memoria para las generaciones venideras, a través de un verdadero esfuerzo libertario en nuestras acciones diplomáticas a nivel internacional y a través de unos continuos actos innegablemente independientes, con una actitud ciertamente soberana ante las impositoras políticas emanadas desde los imperios colonizadores del Reino de España y de la República de Francia, y de las instituciones coloniales impuestas por ellos a lo largo y ancho de nuestra real geografía, tanto histórica como política.

Gora Nabarra askatuta! Gora Nabarra osoa! Gora Nabarra Estatua!

Iñigo Saldise Alda, Secretario General de NBK-CSN