Homenaje en Iruñea a los asesinados en el golpe militar de 1936 en su 80º aniversario: “Sin memoria no hay democracia”

homenaje_plazalibertad_18julio

homenaje_plazalibertad_18julio


El acto se ha celebrado en la plaza de la Libertad de la capital navarra bajo el lema ‘Siguiendo vuestra huella’ y al mismo ha asistido el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra, Álvaro Baraibar, además de parlamentarios y concejales del Ayuntamiento de Pamplona de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra.

El homenaje a las víctimas del golpe militar de 1936 ha comenzado con el sonido de la txalaparta y el txistu, momento tras el cual se ha dado lectura a un comunicado en el que los tres colectivos de memoria histórica convocantes del acto reivindican “el derecho de las víctimas a saber, a la justicia y a obtener reparación”.

En su opinión, “80 años después es hora de acabar con el modelo español de impunidad”, dado que “no es posible que un Estado de Derecho permanezca silencioso y sus representantes minimicen la situación de los represaliados, encarcelados, asesinados, desaparecidos, así como la de los que pasaron por el sistema de los campos de internamiento y también la de quienes sufrieron exilio”.

“Sin memoria no hay democracia”, han defendido, para remarcar que “sin que se materialice y se reconozca el derecho a la verdad, la justicia y reparación y sin que se termine con la impunidad de los crímenes del franquismo, no estaremos en una sociedad libre y democrática”.

Además, en el acto, que ha tenido lugar ante el Monumento a los Caídos, han demandado “la inmediata retirada de los restos de los genocidas Mola y Sanjurjo” y se han comprometido a “caminar sobre las huellas” de las víctimas porque “no son huesos derrotados, sino son semilla de libertad”. “Nos reclamamos seguidores de su legado y seguiremos luchando por un mundo mejor, más justo y más libre”, han garantizado.

Tras la lectura del comunicado de los convocantes, las personas presentes en el acto han ido colocando zapatos y flores en la escalinata que lleva al monumento en representación de todos los asesinados y represaliados por el franquismo.

Diario de Noticias, 18 de Julio de 2016



Iruñea y Gasteiz recuerdan el terror de hace 80 años

Iruñea y Gasteiz acogieron ayer los actos principales organizados en diversos lugares de Euskal Herria para recordar el golpe de Estado fascista del 18 de julio de 1936 y exigir el fin de la impunidad para los responsables de la muerte de miles de personas. La mayor represión se produjo en Nafarroa, con casi 3.500 fusilados, y así fue recordado ayer en Askatasunaren Plaza con la colocación de zapatos y claveles en memoria de las víctimas.

El acto de Iruñea había sido organizado por AFFNA 1936, Amapola del Camino y Autobús de la Memoria, y tuvo lugar junto al Monumento a los Caídos levantado por los franquistas, en el que todavía siguen enterrados los generales Mola y Sanjurjo. Cientos de personas, entre las que figuraban parlamentarios y concejales de los partidos del cambio, se congregaron allí a las siete de la tarde para repudiar la «barbarie genocida desatada con el golpe fascista de 1936 y los 40 años de dictadura que le siguieron».

El momento más emotivo llegó cuando los asistentes colocaron decenas de zapatos y claveles rojos en las escalinatas del monumento, como homenaje a las víctimas de los golpistas.

«Los zapatos son algo más que un simple objeto. Son testimonio de historias que merecen ser comprendidas y contadas. Más en este caso –explicaron–, en donde queremos recordar a aquellas personas a quienes un 18 de julio de hace ahora 80 años les arrebataron la posibilidad de caminar por la vida por el simple hecho de querer una sociedad más justa, más igualitaria, más democrática».

También señalaron que «lo terrible es que esta historia no se agota únicamente con la barbarie genocida desatada con el golpe fascista de 1936 y los cuarenta años de dictadura que le siguieron, sino que se colma con la impunidad de los crímenes franquistas que persiste hasta nuestros días».

Por ello, dijeron que «es hora de acabar con el modelo español de impunidad», al tiempo que reclamaron «el derecho de las víctimas a saber, a la justicia y a obtener reparación».

El acto estuvo presidido por dos banderas republicanas y una gran fotografía de una fosa común, en recuerdo de las casi 3.500 personas fusiladas en Nafarroa por los franquistas, y finalizó a las 19.40 con el canto de “La Internacional”.

Gara, 19/07/2016