Etxarri Aranatz conmemora el 90 aniversario de la Euskal Jaiak

euskal_danza_etxarrin

euskal_danza_etxarrin

Al igual que hace 90 años, el euskera fue el protagonista de la Euskal Jaia celebrada ayer en Etxarri Aranatz. Bertsolaris, música, irrintzis y poemas fueron algunos ingredientes de aquella fiesta que se celebró el 21 de mayo de 1923. También ayer en un acto simbólico para conmemorar aquella fecha.

Euskaltzaindia, que se había creado cuatro años antes, organizó dicha fiesta para impulsar el euskera, lengua que se estaba perdiendo en algunas localidades de Sakana. Era la primera vez que se celebraba en Navarra y la Diputación ayudó económicamente. Asimismo, acudieron los diputados Lorenzo Oroz e Ignacio Baleztena así como los euskaltzainak Arturo Campión y Dámaso de Iza, según señaló ayer José Luis Erdozia, académico correspondiente de Euskaltzaindia. También recordó que el Ayuntamiento junto con los jóvenes de Etxarri Aranatz recuperaron esta fiesta en los años 80.

Ayer se homenajeó a los etxarriarras nacidos antes de 1923 en reconocimiento a una generación que transmitió su patrimonio inmaterial; una lengua, una cultura y una identidad, en una época llena de dificultades, según destacó la edil Eneka Maiz. “Gracias a esta generación somos lo que somos”, apuntó. Al acto acudieron tres etxarriarras: Anttoni Mendiola (1921), Isidora Iza (1921) e Inés Ulaiar (1922), a quienes el alcalde colocó los pañuelos con el escudo de la localidad.

A estas nonagenarias se dedicó un dantzaki especial. Y es que ayer se estrenó la adaptación de esta danza, fundamental en las celebraciones de Etxarri Aranatz, que Haize Berriak encargó al compositor Alberto González Urroz. Así, la banda de Sakana continúa en su labor de orquestar para banda repertorios originariamente tocados por txistus o gaitas. Antes del dantzaki, se adaptaron los zortzikos de Alsasua y Olazti.

Ayer, al son de Haize Berriak, los dantzaris de Etorkizuna bailaron el dantzaki. En el acto también participaron la Coral de Etxarri Aranatz, el bertsolari Joseba Beltza y dos chavales, Uxue Mendinueta y Jon Kintana, que leyeron dos poemas. También se pudo ver, en una exposición, una serie de documentos y de recortes de prensa de la época que recogieron esta fiesta. En todos ellos se calificaba como un éxito y se destacaba la buena salud del euskera en Etxarri Aranatz. Al respecto, en el Pensamiento Navarro se decía que “servirá indudablemente para que la Burunda, que hasta ahora ha sido el primer baluarte montañés en donde se ha detenido la invasión antieuskérica, se convierta en foco potente desde donde irradiará el amor a la lengua nativa”.

Diario de Noticias,  27/05/2013.