Doce años del Euskararen Eguna por las calles de Sangüesa

dantziris_zangoza

dantziris_zangoza

Este año más que nunca, a Sangüesa se le relaciona con el euskera tras asumir la ikastola local la celebración del próximo Nafarroa Oinez. Pero Sangüesa trabaja y disfruta todo el año en torno al euskera y su fiesta, el Euskararen Eguna, cumplió ayer doce años en la ciudad de la mano del colectivo que la organiza, Bi Haizetara, bajo un sol radiante.

“El Euskararen Eguna se celebra todos los años desde hace doce y es un trabajo de los 365 días que no termina con la fiesta. En realidad, todos los días se puede hacer algo por el euskera”, expresaba Eneko Alkorta, de la organización. Cierto es que el Euskararen Eguna es un día señalado en el calendario de las fiestas sangüesinas y de la comarca, en el que la fiesta y la reivindicación se mezclan en la zona denominada no vascófona.

Los colectivos populares que lo defienden piden la normalización y el apoyo de la Administración con políticas activas que no llegan, a pesar de que el conocimiento de la lengua se ha multiplicado en los últimos años. “Pero una cosa es el conocimiento y otra el uso, que si no se fomenta, no sirve”, afirmaba Eneko Alkorta. Desde esta base, y con los lemas Euskaraz bizi eta ikasi. Por el derecho a vivir y a estudiar en euskera y Hau hori, hura, euskara mundura, arrancó ayer la decimosegunda edición de la fiesta que abrió el coro Arturo Kanpiom de la Txantrea y miembros de Bi Haizetara.

DANTZARIS TXIKIS

Treinta y seis de los cuarenta dantzaris txikis de Rocamador Dantza Taldea actuaron con entusiasmo en su cierre de curso, y ofrecieron diez bailes a pleno sol, bajo la dirección de Iker Aramendía. Así que la mañana fue de los más pequeños, que llenaron de colorido las Arcadas con sus pinturas relacionadas con el estudio de la lengua en los talleres infantiles, dando paso a la juventud en el deporte rural, y en la posterior comida popular que reunió a 120 comensales. Por la tarde, karaoke, magia y txaranga precedieron a la kalejira de la txaranga Katxi y los gaiteros, y la noche veraniega fue para los conciertos, un amplio programa que hicieron posible euskatzales, dan-tzaris, músicos, Gazte Asamblada y los numerosos establecimientos locales, cuyo apoyo a la fiesta destacó y agradeció la organización, así como la colaboración del Ayuntamiento.

Euskararen Eguna es más que un día puntual, en el que todos colectivos arriman el hombro por impulsar y sacar el euskera del puro lenguaje académico, con el objetivo de darle un espacio en las calles de la ciudad. En este sentido, en Sangüesa desdoblan este año sus esfuerzos en el día a día para que no se quede solo en las aulas y se practique en otras actividades cotidianas, empezando por las de los más pequeños.

Diario de Noticias, 09/06/2014