Patrimonio / Ondarea

Hallan un miliario romano en Setoain

Miliario romano en Setuain

Miliario romano en Setuain


Arqueólogos de la sociedad de Ciencias Aranzai dieron ayer a conocer el descubrimiento de un miliario romano en Setoain, en el valle de Esteribar. Este hallazgo es la primera evidencia que puede confirmar el paso de una calzada romana por el valle de Esteribar, pues hasta el momento sólo se hablaba de recorridos hipotéticos que no habían sido verificados con datos arqueológicos.

«Sabíamos que había algo, los topónimos nos daban muchas pistas, pero hasta ahora no lo veíamos tan claro», afirma el historiador Juan Mari Martínez Txoperena.

Él, Rafael Ballano Pérez y Rafael Zubiria Mugica forman el equipo de Aranzadi que lleva años realizando investigaciones sobre antiguos poblados y vías de comunicación en el Pirineo Navarro y, siguiendo las pistas de los topónimos, dieron con un lugar denominado Etxezarreta (casas viejas).

Una vez localizado, entre la maleza y tumbada en el suelo, distinguieron una gran piedra trabajada que se asemejaba a un miliario y pudieron comprobar los restos de muros y construcciones que justificaban el topónimo. «Era una gran piedra, en un bosque muy cerrado», añade. A partir de ahí, se procedió a desbrozar la zona y colocarla en posición vertical, confirmando, por sus características, que se trataba de un miliario, aunque carecía de epigrafía grabada. «El 80 % son anepígrafos, pero es casi seguro que es un miliario, tiene una forma clarísima», subraya el historiador.

El miliario, que se solía colocar al borde de las calzadas con el fin de señalizar y marcar las distancias de la vía, tiene unas dimensiones de 185 cm de longitud, 55 cm de diámetro y un peso de 1.135 kg. Está labrado en piedra caliza con una base de sección cuadrangular, siendo el resto de forma semicilíndrica, y en toda la superficie se descubre el trabajo de cantería. En el fuste se aprecian dos hendiduras o cajetines probablemente relacionados con su reutilización posterior. «Realizamos un estudio petrológico de la procedencia de la misma, comprobando la existencia de unos microfósiles característicos que nos llevaron a la antigua cantera localizada a la derecha de la carretera de Ilurdoz, donde fue extraída», expresa el historiador.

De momento, no es posible confirmar la localización original, pero es evidente que el miliario habría sido trasladado desde algún punto del fondo del valle, que es por donde hipotéticamente transcurriría una calzada, en un punto entre Larrasoaña y Urdaitz/Urdániz. «El propietario de Etxezarreta vivía en el Señorío de Zai, ahora despoblado, y es posible que utilizara esta piedra como columna en su casa, ya que tiene marcas de reutilización», especula Txoperena.

Por encargo de la Dirección General de Cultura del Gobierno de Navarra, el pasado 16 de noviembre se procedió a la recuperación del miliario y tras una complicada tarea, con la ayuda de una excavadora, fue trasladado al depósito de los Fondos de Arqueología, donde se encuentra a la espera de su estudio.

Fuente: Diario de Noticias


Nuevo incendio en la fábrica de harinas de Ilundain

egia_astibia

egia_astibia


Leo on preocupación la reciente noticia de un incendio producido en una de las naves abandonadas de la fábrica de harinas de Ilundain, situada en la muga entre Barañáin y Pamplona junto al puente de acceso al polígono de Landaben.

Así comenzaba un artículo que publiqué en la prensa local hace algo más de dos años (NOTICIAS DE NAVARRA 8.11.2018). Mi preocupación se acrecienta ahora al conocer que tras un nuevo incendio el pasado 13 del corriente el Consistorio de Pamplona propone el derribo urgente de las instalaciones por los graves daños estructurales producidos. A fuerza de parecer pesado volveré a relatar algunos datos de su historia y mis reflexiones sobre la situación.

La fábrica de harinas de Ilundain, aunque está en término municipal de Iruñea, siempre se le ha llamado la harinera de Barañáin, ya que originariamente se construyó a partir del molino existente en el lugar, al que también se llamaba molino de Barañáin. Cuenta el historiador David Alegría en su magnífico trabajo de investigación sobre el río Arga que el molino ya está documentado en 1195 como el rote molendinis de Baranien perteneciente a la orden de San Juan de Jerusalén. En el siglo XVI se reconstruyó nominándose desde entonces como molino nuevo. En 1899 fue adquirido por José Ilundain con el objeto de transformarlo en fábrica de harinas. Para ello tuvo que levantar un edificio de nueva planta necesario para adoptar el llamado sistema austrohúngaro de molienda, con la sustitución de las antiguas piedras de moler por molinos de cilindros metálicos y la instalación de novedosas máquinas de limpia y cernido. Siendo una de las primeras instalaciones de este tipo en Navarra, durante una buena parte del siglo XX la fábrica de harinas funcionó como tal, con años de brillante producción. Finalmente en el último cuarto de siglo sucumbió a la reorganización del sector y como otras sesenta fábricas de harinas en Navarra tuvo que cerrar sus puertas. Sus instalaciones fueron vendidas a una empresa de construcciones que durante algunos años las utilizó como almacén. También esta entidad dejó de utilizarlas años después quedando todas las instalaciones de la harinera en situación de abandono, expuestas a cualquier vicisitud.

Aunque no queda nada del molino original, está en pie el edificio de principios del siglo pasado, de planta baja más tres que hoy día aún aloja la maquinaria, el motor, los molinos de cilindros, y las máquinas de limpia y cernido, planchisters, triarbejones, etcétera. El resto de edificaciones anexas, incluida la recientemente incendiada, tienen menos significación desde el punto de vista histórico y patrimonial aunque varios de estos edificios tienen la peculiaridad, poco corriente, de estar construidos sobre pilotes con el fin de evitar los daños producidos por las frecuentes inundaciones. (Esta información está referida a 2018).

Corría el año 2008 cuando la Mancomunidad de la Comarca incluía la conservación de la fábrica de Ilundain en su Parque Fluvial, junto con el Batán y el molino de San Andrés en Villava y el molino de Caparroso en la Magdalena. Simultáneamente, por iniciativa del Ayuntamiento de Barañáin, dentro del Plan Elizpea, se proponía la recuperación de la harinera y su utilización como museo. El arquitecto Iñaki Urkia redactó un proyecto con un presupuesto total de 480.000 euros. Por distintas razones el proyecto no se llevó a efecto.

Una vez más, se va cumpliendo la secuencia de sucesos que termina en la desaparición de edificios merecedores de conservación. Tras abandono por sus titulares, se dejan abiertos a su suerte, aprovechadas por ocupantes que acaban haciendo fuego para calentarse, incendio fortuito, destrucción de la techumbre y derrumbe final del edificio. Así ocurrió, por ejemplo, con la central eléctrica que El Irati tenía junto al molino de Caparroso, la última casa del barrio de Curtidores o el caso más flagrante, el edificio que fue palacio de nuestros reyes, en la Navarrería, encima de cuyas ruinas se levantó, después, el actual Archivo General de Navarra.

La fábrica de harinas de Ilundain merece su conservación como muestra de aquella primera industrialización de Navarra. Urge el cierre o tapiado de sus entradas para protegerla de la previsible secuencia destructiva referida y que termine sus días como un montón de escombros. Una vez tomada esta primera y urgente medida será el momento de valorar, y quizás retomar el proyecto de conservación redactado hace una década. Navarra es una de las pocas comunidades del Estado que tienen legislación específica sobre Patrimonio Industrial y que en la Ley de Patrimonio Cultural de Navarra (14/2005) se contempla la conservación de maquinaria y materiales con más de 100 años de antigüedad como es el caso de la harinera que nos ocupa. Quizás debieran implicarse en dicho debate y estudio sobre la conservación de la misma, tanto la Mancomunidad de la Comarca y su Parque Fluvial, como los consistorios de Iruñea y Barañáin y, por supuesto, la administración central a través de su Departamento de Cultura. En mi opinión, que creo y espero sea compartida por un amplio sector de la sociedad, deberíamos darle una opción de supervivencia a la antigua fábrica de harinas de Ilundain, como muestra del patrimonio industrial de nuestra comunidad. Es el momento, es la oportunidad.

Pero la oportunidad, parece ser, pasó de largo. Dos años después de aquel escrito observo que no solo no se tomaron las medidas propuestas, sino que la secuencia de sucesos que terminan en la declaración de ruina y el derribo de determinados edificios con, al menos, algún valor patrimonial ha seguido, para mi disgusto, el curso previsto. Y, una vez más, es el patrimonio industrial de nuestra comunidad el gran olvidado y el más denostado. Desconozco los nuevos daños producidos en este último acontecimiento, pero intuyo que nada impedirá el derribo y la desaparición de todo el conjunto y con el una parte de nuestra historia. Si al menos sirviera como ejemplo para el futuro€

Víctor Manuel Egia Astibia / Sociedad de Estudios Iturralde