Patrimonio / Ondarea

Sangüesa planta mil arbustos en el Oinez Basoa

_oinezbasoa

_oinezbasoa

Sangüesa acogió ayer la iniciativa Oinez Basoa de Zangoza Ikastola, que consistió en la plantación de 1.000 arbustos en el antiguo vertedero de La Celada.

Se trata del cuarto bosque que materializa la Federación de Ikastolas de Navarra en su compromiso con la regeneración ambiental, ha explicado la organización del Oinez Basoa en un comunicado.

El objetivo de Oinez Basoa es doble: por un lado minimizar la huella ecológica que genera la fiesta del Nafarroa Oinez, y por otro, educar a los alumnos en la sensibilización y el cuidado del medio ambiente. Sangüesa organizó el Nafarroa Oinez el pasado otoño con una multitudinaria asistencia.

Baztan, próxima plantación

Al acto asistieron representantes de Zangoza Ikastola, del Ayuntamiento de Sangüesa, del Ayuntamiento de Baztan y de Baztan Ikastola, el centro anfitrión de la fiesta del Nafarroa Oinez 2015, que se celebrará el próximo 18 de octubre en Elizondo, bajo el lema Hama… bortz, Ama bat.

Baztan toma el testigo de la fiesta y del proyecto Oinez Basoa también, y el próximo año plantará un bosque, el quinto, para la Federación de las Ikastolas.

En La Celada, además de plantar 1.000 arbustos, se han lanzado también los nendo-dango, las bolas de arcilla y semillas creadas en el Argia Eguna de 2014, celebrado en Usurbil.

Diario de Noticias, 18 de Enero de 2015

 

El ‘Oinez Basoa’ de Sangüesa recibe ya apadrinamientos

La iniciativa trata de minimizar la huella ecológica que genera la fiesta por el euskera

Queda todavía tiempo para el Nafarroa Oinez que se celebrará el 19 de octubre en favor de la ikastola de Sangüesa, pero su proyecto ‘Oinez Basoa’, una iniciativa que se efectúa cada año en torno a esta fiesta para plantar una zona de bosque con la que compensar la contaminación (huella ecológica) generada por la propia jornada, ya recibe apadrinamientos. En concreto, en fechas recientes se contabilizaban hasta 165, de ellos 150 de la empresa Viscofan de Cáseda.

Según el convenio de colaboración firmado en junio por la Federación de Ikastolas, Zangozako Ikastola, la Mancomunidad de Servicios de la Comarca de Sangüesa y el Ayuntamiento de Sangüesa, la actuación será triple.

Por una parte, y tal y como se aprobó en un pleno municipal, el consistorio cede el uso de 3,8 hectáreas en torno al viejo vertedero del término de La Celada donde se plantarán encinas, coscoja, carrasco, romero o tomillo, ayudándose así además a la recuperación una zona degradada.

Por otro lado, en otras 0,14 hectáreas cedidas en torno a la ermita de la Nora, en la puerta de Pastoriza, se busca crear un bosque comestible con frutales y productos de la huerta, también con fines pedagógicos.

Finalmente, en distintas parcelas a la vera de los ríos Irati y Aragón se van a colocar casetas en árboles para pequeñas aves insectívoras, rapaces y murciélagos, apoyando así a algunas de las especies que contribuyen a mantener el ecosistema.

Según la web www.oinezbasoa.com, el precio de cada apadrinamiento es de 10 euros, y el apadrinamiento de 100 especies se mostrará en la sección de ‘Apadrinadores destacados’. En los 5 años de andadura del proyecto ‘Oinez Basoa’ dentro de la fiesta itinerante del Nafarroa Oinez ya se han plantado 15.000 árboles.

Diario de Navarra, 11/08/2014

El proyecto ‘Amabitxi’ se propone recuperar el patrimonio roncalés

jovenes_roncal_ataviados_trajes

jovenes_roncal_ataviados_trajes
Igual que el amabitxi, joya de la indumentaria tradicional roncalesa con la que se sujeta por detrás la falda encimera de manera que no se caiga, un grupo de vecinos del valle ha puesto en marcha la iniciativa que toma su nombre con el objetivo de incidir en la recuperación de todo el patrimonio, dando prioridad a la indumentaria tradicional.

El proyecto Amabitxi fue presentado el sábado en el ayuntamiento de Burgui por el coordinador de la iniciativa en esta localidad, Iñaki Ayerra, en un acto organizado por la asociación cultural La Kukula, que contó con la proyección de un resumen de las entrevistas grabadas en la villa para el Archivo del Patrimonio Oral e Inmaterial. Después, el escritor izabar Fernando Hualde explicó a los asistentes el contenido de este nuevo proyecto cuya puesta en marcha se iniciará a partir de enero en los siete pueblos roncaleses. Hualde es uno de los impulsores de esta iniciativa pionera basada en la certeza de los importantes elementos etnográficos que atesoran las casas del valle, y que incidirá en todo lo que afecta a la indumentaria tradicional del valle, sobre la que ya se ha hecho un muestreo en varias casas de diferentes localidades roncalesas con un resultado espectacular, según indicó. «Hemos elegido este nombre porque entendemos que el patrimonio es una bonita joya que hay que sujetar para que no se caiga. En la actualidad, son mil las piezas catalogadas en el valle, y este número es insignificante para lo que hay dentro de las casas», apunta.

La labor que se pretende desarrollar es, principalmente, la catalogación de las piezas antiguas de interés etnográfico existentes en las casas y bordas del valle, así como fotografías y documentos que aporten algo al patrimonio roncalés histórico, lingüístico, etnográfico y cultural. Los impulsores consideran que catalogar las piezas (realizar una ficha con el nombre, fotografía, medidas, uso y estado) es necesario para avanzar en la investigación del patrimonio, y para salvaguardarlo, algo que requiere de la colaboración vecinal. «Nos interesan todas las piezas sin excepción, las que afectan a los oficios antiguos, a la religiosidad y creencias populares, y a todo aquello que pertenezca a nuestro patrimonio. Necesitamos la implicación de los vecinos para que permitan acceder a las casas y dar a conocer las piezas que conservan», matiza Hualde.

El proyecto Amabitixi se suma a los importantes pasos dados para recuperar el patrimonio roncalés y se pondrá en marcha a partir de enero en los siete pueblos del valle. Para animar a la colaboración vecinal, los impulsores dejan claro que en ningún caso se sacarán las piezas de las casas, sino que se hará la catalogación en el mismo sitio en el que están y, siempre que se desee, estará garantizado el anonimato de sus propietarios.

Diario de Noticias, 09/12/2013