Patrimonio / Ondarea

Las máscaras de Unanu, un misterio que hunde sus raíces en la noche de los tiempos

Las máscaras de Unanu

Las máscaras de Unanu


El Carnaval de Unanu es un tesoro antropológico, con las máscaras que portan los mamoxarroak como la joya de la corona. Se conservan seis, son de metal y aunque habrían sido forjadas en la Edad Media, su esencia se remonta a la noche de los tiempos. Así lo recoge un libro de la editorial Xibarit.

A través de cien páginas en las que se van entrelazando los textos del antropólogo Álvaro Bermejo y las imágenes del fotógrafo Joseba Urretavizcaya, en el libro ‘Mamoxarroak. Las máscaras de Unanu’ se ofrece un acercamiento muy visual, histórico y antropológico a uno de los carnavales más curiosos de Euskal Herria y que no se dejó de celebrar ni siguiera durante la dictadura franquista.

Urretavizcaya explica que el libro se gestó porque «había oído que las máscaras del carnaval de Unanu no tienen un origen claro y que eran muy especiales». Así que el fotógrafo y el antropólogo, buen conocedor del lugar por vínculos de parentesco, acudieron a la localidad navarra para empaparse de la esencia de esta fiesta ancestral.

Así, reunieron a los jóvenes que se encargan de portar las máscaras y a varios mayores de Unanu para recoger información sobre la fiesta para plasmarla «mediante una recreación; no quería recoger la fiesta en activo», matiza Urretavizcaya. El fotógrafo acompañó al grupo de mamoxarroak en sus andanzas por la localidad y después utilizaron las máscaras para realizar «unos primeros planos de la gente mayor, donde hay esa mirada que esconde la máscara», explica el fotógrafo.

A través de sus cuidadas imágenes, ha buscado mostrar en toda su intensidad una fiesta diferente, peculiar, como ocurre en general con el carnaval rural navarro, y que ha recogido en sus textos el antropólogo Bermejo.

En el trabajo escrito que acompaña a las instantáneas, el estudioso detalla el atuendo de los mamoxarroak, en el que destaca la máscara o katola. Bermejo explica que no están datadas y que «hay quien las remite al siglo XV, por el dibujo un tanto manierista de la barba o los bigotes que ostentan algunas. Otras, de apariencia más tosca y primitiva, semejantes a las neolíticas, podrían remontarse hasta el siglo XIII. Todas son distintas».

En la actualidad se conservan seis, aunque pudieron llegar a ser doce, y se completan con otras más recientes realizadas en otros materiales, como madera o cartón pintado.


Los mamoxarroak, en plena acción y posando para el libro

El antropólogo explica que todos los mamoxarroak visten camiseta y calzoncillos largos de franela blanca que ciñen con un gerriko rojo o negro. Cruzada al pecho llevan una cincha de cuero más delgada. Tanto de ésta como del gerriko penden sendas ristras de cascabeles y campanillas (kaskabilluek ta panpazillek).

Además, cubren sus cabezas «con pañuelos bien apretados, de colores sobrios, se anudan otros al cuello, y finalmente se ajustan con una cuerda esas katolas de metal que subrayan su singularidad».

En origen, calzaban abarcas sobre gruesos calcetines de lana, también blancos, mientras que hoy recurren a las botas de monte o las deportivas.

Uno de ellos, conocido como Boteroa, cargaba a la espalda un pellejo de unos cinco litros de vino para abastecer a sus compañeros.

Estos son los personajes centrales de una fiesta que, como señalan los testimonios de las personas más mayores de Unanu recopilados por Bermejo, se iniciaba en la tarde del domingo –Iyote Igandea– y concluía la del martes –Iyote Asteartea–.

Si duraba dos días, sus protagonistas también se ordenaban en dos efigies: los mamoxorroak txikiek y aundiak. Los primeros, con unas edades comprendidas entre los 15 y los 17 años, y los mayores, los mozos en edad de quintas. Todos hombres solteros, aunque recientemente se admite la incorporación de mujeres.

Junto a ellos, los muttuak, los mudos, que visten floreadas prendas femeninas, también pañuelos al cuello y sobre la cabeza, rematan su atuendo con grandes sombreros de segador –en la actualidad recubiertos de tela–, de los que penden largas cintas de colores en toda su extensión, explica Bermejo.

Además, existía un Rey de la Fiesta, que contaba con una serie de pajes, que eran niños de entre diez y doce años a los que solicitaba ir de casa en casa pidiendo «una limosnita por amor de Dios». La pedían cantando y consistía en pucheros y cazuelas viejas de barro que luego iban rompiendo por las esquinas, añade el antropólogo. Asimismo, durante esa Víspera de la fiesta, cada mozo del pueblo debía acudir a visitar al rey, que estaba en su casa y le imponía embajadas burlescas.

Despertar a la tierra

Según relatan los mayores de la localidad evocando sus recuerdos, los grupos de mamoxorroak salían de la posada a las cinco de la tarde del día que les correspondía por edad. Además de su indumentaria, portaban una vara de avellano de hasta tres metros para golpear el suelo y a las mozas casaderas que se ponían a tiro, en un ritual de fertilidad y de despertar a la naturaleza tras el invierno. Por lo tanto, «las máscaras de Unanu se nos revelan como únicas supervivientes de una cultura milenaria asociada a toda esa simbología que empleaban nuestros antepasados para urgirle a la tierra en su despertar», señala el etnólogo Fernando Hualde en el prólogo del libro de Xibarit.

En ese empeño, hasta se lanzaban al asalto de balcones y zaguanes, como se sigue haciendo en la actualidad.

Por delante de ellos avanzan los muttuak. Como los mamoxorroak, llevan makillas, aunque su misión consiste en descubrir a las ‘víctimas’ de los primeros y señalarles con gestos dónde se encuentran para que puedan fustigarles.

Aunque la tensión sigue presente en el carnaval actual, los ancianos destacan que atrás han quedado los tiempos en los que se sentía auténtico pánico ante ese momento. Se mantienen los nervios de la persecución y de recibir un ‘castigo’ a varazos hasta que se produce una especie de petición de clemencia que podía consistir en besar la vara o incluso las abarcas llenas de barro del mamoxorroa. Otra posibilidad pasaba por que, si se trataba de una moza, se le obligara a beber una cantidad de vino.


Dos personas mayores de Unanu posan con las misteriosas máscaras.

Las jóvenes se encargaban de elaborar desde el domingo las piperopillak, a base de harina, yema, anís y azúcar, que celebrarían el fin del carnaval. La vertiente gastronómica de la fiesta también estaba protagonizada por los mamoxaruak txikiek, que realizaban una última ronda a modo de cuestación, la denominada puska biltzea.

Así, «tras un acordeón y enarbolando una urritza makilla en la que habían atravesado una lukainka o un corte de tocino a modo de señuelo, iban de casa en casa reclamando dádivas en especie que incorporaban a su testigo. Y el resto –panes, huevos, quesos–, lo acomodaban en una cesta. Con todo ello regresaban a la sociedad y procedían a regalarse una opípara cena», detalla Bermejo.

El ritual volvía a repetirse en la segunda jornada, la de los aundiak, y como corolario, «nunca faltaba el baile en la plaza. Es decir, la reconciliación final entre los mamoxarroak y sus víctimas femeninas, con todos sus aditamentos lascivos. No olvidemos que el carnaval se dirimía entre muchachas casaderas y jóvenes en edad de quintas», concluye el antropólogo.

A esta descripción de tan particular fiesta, en el relato del libro se suman otros elementos interesantes, como las posibles conexiones de las máscaras de Unanu con las tradiciones de los jentillak, tan arraigadas en la zona. Historias que salpimentan un trabajo del que se han publicado 500 ejemplares numerados en una edición en tapa dura y «muy cuidada», añade Urretavizcaya.

Una obra especial para un carnaval diferente, con unas máscaras envueltas en un misterio con reminiscencias ancestrales que convierten a esta fiesta en un paradigma antropológico excepcional que sigue cautivando a propios y extraños.

Gara


Un libro recoge el misterio del carnaval de Unanu

Las máscaras de Unanu, un libro publicado por Xibarit en torno al patrimonio inmaterial con textos de Álvaro Bermejo, fotografías de Joseba Urretavizcaya y prólogo de Fernando Hualde. Será a partir de las 18.00 horas en la plaza de la escuela. «Me enteré por terceras personas de que había unas máscaras de hierro, cuyo origen no se sabía pero podía ser en la Edad Media. Me motivó la curiosidad por ahondar en el tema», apunta Urretavizcaya.

Noen vano, el carnaval de Unanu es único, sobre todo por la katola, la máscara que cubre los rostros de mamoxarroak y mutuak, los dueños y señores de este pequeño concejo de Ergoiena durante el carnaval, una fiesta que se repite cada año a los pies del monte Beriain. Así ha sido hasta que ha llegado el coronavirus, un paréntesis en una celebración que supo bandear las prohibiciones del franquismo y siguió aportando algo de color en aquellos años grises.

Durante siglos se han sucedido las carreras para sortear el urritza, la vara de avellano que blanden mamoxarroak y mutuak a los pies de sus víctimas. Distinguirlos es fácil. Mientras los primeros van vestidos de blanco con faja y un cinturón con panpaxilak o cascabeles, los mutuak visten de mujeres y sin eskilak, de ahí que se les llame mudos. Ambos personajes comparten la katola, una máscara de chapa, algunas centenarias. «Son máscaras que muestran creencias; que dan vida a retos ancestrales, a personajes que, ocultando su rostro con ellas, persiguen y fustigan, que buscan rendijas para entrar, que con frecuencia meten miedo en el cuerpo», señala Hualde en el prólogo. «Son máscaras que se alían con el misterio, con el enigma, con la mitología y con el desconocimiento de su origen para sobrecogernos aún más», añade.

Aunque en la actualidad llevan sombreros con grandes alas de las que cuelgan cintas de colores, Bermejo recoge que hasta no hace mucho tiempo, el atuendo se completaba con un gorro cónico rematado en su vértice con unas plumas de gallo, «una réplica subliminal en miniatura del remate de una de las torres de la iglesia de San Saturnino, en Pamplona», en palabras de Hualde. «La cultura cristiana hizo suya esta creencia ancestral de que el gallo, como símbolo de fecundidad, nos despertaba a la vida. Por eso, en la transición de un año al otro la Iglesia celebra la Misa de Gallo», explica. Lo cierto es que estos gorros todavía siguen vigentes en los joaldunak de Ituren y Zubieta.

UNA CELEBRACIÓN LLENA DE SIMBOLISMO

El carnaval está repleto de ritos mágicos para despertar a la naturaleza después de un largo invierno. Es por ello que mamoxarroak y mutuak golpean el suelo con sus varas de avellano, al tiempo que hacen sonar los 12 cascabeles, uno por cada mes del año. Se trata de un ritual relacionado con la purificación y la fertilidad, matar lo viejo para dar vida a lo nuevo. Por ello, las jóvenes y los txikis eran sus víctimas preferidas, aunque estos últimos les desafiaban cantando Mamuxarro xirri, xarro, ser emango dizut, zazpina uzker afarirako, zata begi gorri, urtian behin etorri. La tradición mandaba que la persona atrapada debía arrodillarse y hacer la señal de la cruz, además de besar su rodilla y su vara para continuar libre.

UN LIBRO CON EDICIÓN LIMITADA

Se trata de una edición de lujo limitada a 500 ejemplares, numerados y firmados. A lo largo de sus cien páginas hay medio centenar de fotografías a página completa. Su precio al público es de 33 euros. Se puede adquirir en la web www.xibarit.com y en las librerías Abarzuza, Karrikiri, Ínsula, Walden y Librería de la Estafeta, en Pamplona, y en Hontza, en San Sebastián.

Diario de Noticias


 

Aparecen los restos de unos mosaicos romanos en Peralta

Mosaicos romanos en Azkoien

Mosaicos romanos en Azkoien


Aunque hace días que entre los vecinos de la localidad ribera ya se oían rumores y muchos han sido los que han intentado enterarse de qué pasaba en el regadío peraltés al detectar la ida y venida de muchas personas, no ha sido hasta ahora cuando la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana, a través del servicio de Patrimonio Histórico, ha anunciado la aparición de los restos de un asentamiento rural de época romana que han salido en un control arqueológico de las obras de instalación de riesgo por aspersión en un paraje del término municipal de Peralta.

Lo que se inició como un control rutinario, han informado, ha acabado siendo una excavación arqueológica en un área de en torno a 400 metros cuadrados, fruto de la cual se han descubierto parcialmente los restos de un asentamiento rural de época romana de los siglos III-IV d.C., cuyas características y extensión se desconocían. En el yacimiento destaca un edificio de notables dimensiones en el que se ha centrado la actuación.

Aunque las estructuras se encuentran muy alteradas por la roturación, insisten, han aparecido en este edificio tres pavimentos con mosaico; uno de ellos, de 30 por 9 metros, ha resultado ser el de mayores dimensiones reconocido en Navarra.  Los otros dos anexos tienen menor tamaño y, eso sí, todos ellos se encuentran decorados con motivos geométricos y vegetales.

La colaboración entre las instituciones y el propietario de los terrenos ha permitido salvar de su destrucción este singular hallazgo que se adivina como un importante núcleo durante los siglos finales del Imperio Romano, cuya función está todavía por descubrir.

Para el alcalde peraltés, Juan Carlos Castillo, «esta es una pieza más de la historia de Peralta y, por lo que se baraja, una pieza bastante antigua». De hecho, insistía, «es un hallazgo importante y nuestra idea es ponerlo en valor, preservarlo y darlo a conocer porque nos parece algo muy interesante«.

Los trabajos de excavación se iniciaron el 8 de marzo y finalizaron la pasada semana y, paralelamente a esta obra, han llevado a cabo una actuación de conservación preventiva de los mosaicos. De hecho, han decidido cubrirlos y vallar la zona para protegerlos y continuar con los estudios geofísicos.

Además, apuntaba Castillo, al tiempo que informaba de que el propietario de la parcela se mostró colaborativo desde el primer momento, la idea es escrutar con un georradar toda la zona para ver hasta dónde llega este hallazgo y delimitarlo.


Al tanto de todo junto a Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana ha estado el Ayuntamiento de Peralta, que ha colaborado de forma estrecha para salvaguardar el lugar y diseñar una estrategia de actuación a futuro. Y es que el objetivo es definir la extensión del yacimiento y analizar y estudiar adecuadamente los restos.

Otras actuaciones

Este hallazgo se suma a las tres actuaciones que el Ayuntamiento tiene previstas realizar este año en su patrimonio histórico, cultural y arquitectónico. En este caso la primera de ellas será en el entorno de la vieja Atalaya medieval, en concreto en el Portil de Lobos, una pieza que destaca por su conservación y por ser la única de estas características y a la que ahora van a dotar de más seguridad.

Por otro lado, en la ermita de la Virgen del Pero van a consolidar un muro que descubrió hace años una arqueóloga local y, además, van a utilizar un georradar para establecer los límites de esta construcción y poder limpiar toda la zona.

Y por último, pretenden potenciar e incluso dar luz verde a un proyecto de actuación y de conservación de la ermita de Arlas, una iglesia mozárabe del S. XI y un ejemplar casi único en Navarra. «Es, a nivel arqueológico, el lugar que más valor tiene en Peralta», culminaba Castillo.

Diario de Noticias