Noticias / Berriak

Militancia y represión contra los maestros navarros de la República

Libro Militancia y Represión

Libro Militancia y Represión


El Gobierno de Navarra presentó recientemente el libro ‘Militancia y represión. La Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) en Navarra, 1931- 1936’, una publicación editada por el Instituto Navarro de la Memoria y que repasa las diferentes prácticas represivas a las que se sometió a cerca de 350 maestros y maestras en Navarra tras el golpe militar de 1936.

El libro, escrito por Reyes Berruezo Albéniz, Juan José Casanova Landívar y Francisco Javier Ema Fernández, repasa a lo largo de sus 381 páginas el proceso represivo al que la Junta Superior de Educación, organismo creado al efecto en las primeras semanas tras el golpe militar, sometió al colectivo de maestros y maestras republicanas tanto de instituto como de la Escuela Normal de Magisterio e inspectores de primera enseñanza.

Este colectivo fue sometido durante años, como repasa el libro, a destituciones, suspensiones de empleo y sueldo totales o parciales, escritos de retractación y traslados. Pero, además, sufrieron también prácticas represivas como la prisión, incoación de expedientes de incautación de bienes o responsabilidades políticas e incluso el asesinato.
En la rueda de prensa de presentación, en la que ha participado la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza, y una de las autoras del libro, Reyes Berruezo, la consejera ha destacado la necesidad de que las autoridades democráticas “reconociésemos aquella responsabilidad institucional en la represión y así avanzar en la reparación de la memoria de este colectivo y la reivindicación de aquellos principios sociales y educativos que impulsaron”.
Ana Ollo ha destacado también el compromiso con la renovación pedagógica y con la transformación social de la Federación, un compromiso “que fue innegable, y por ello fueron represaliados por el régimen franquista. Esta publicación constituye una pieza fundamental en la recuperación de la memoria de nuestra tierra, por lo que me gustaría agradecer a sus autores el esfuerzo desplegado para concretar la investigación”.
Por su parte, Martín Zabalza ha repasado la extensa trayectoria de los autores. “Reyes Berruezo”, ha dicho, “una mujer pionera en los estudios de la represión del magisterio en Navarra”. “Juan José y Javier”, ha explicado, “son referencia en las fuentes documentales que poseen, así como por los premios recibidos a sus trabajos de investigación”.
En su intervención, Reyes Berruezo ha destacado que este colectivo pretendió “defender la escuela pública, la creación de escuelas y las contrataciones públicas”. En cuanto a la represión, la autora ha recordado que toda la politica educativa defendida por FETE fue suspendida. “En el libro hemos seguido los procesos represivos que llegan en muchos casos hasta finales de la década de los 50, la página más negra que tiene la educación en Navarra. Hemos trabajado con ilusión y estamos felices de que el libro haya sido publicado”, ha concluido.
 
«Proceso cruel y absurdo»
El libro, ya disponible en el catálogo de publicaciones del Gobierno de Navarra y en la biblioteca especializada del Instituto Navarro de la Memoria, supone un minucioso estudio de la evolución del asociacionismo al sindicalismo en el sector de la enseñanza, y la represión que sufrió este colectivo a raíz del golpe de estado militar de 1936.
Como han querido señalar los autores en sus conclusiones, “mantener un expediente sancionador a los asesinados, seis años después de su trágica muerte, es solo un ejemplo de lo absurdo y cruel del proceso. Basarse en datos no contrastados, un ejemplo de arbitrariedad. Ensañarse con los que se afiliaron por interés y castigar a los tibios, para evidenciar el poder de los vencedores, seguramente es signo de bajeza moral de los represores. Someter a todos los sancionados a la humillación de presentar pliegos de descargo, una señal de egolatría y de soberbia. Mantener expedientes abiertos casi 20 años solo puede explicarse por afán de protagonismo y de venganza”.
Futuros trabajos, ya en proyecto, ampliarán el análisis a todos los maestros y maestras republicanas hasta completar el mapa de la represión al magisterio navarro.
Fuente: web e-Ribera


La mayoría critica a Maya por no permitir la asistencia de un colectivo de la memoria de Osasuna a la entrega de la medalla de oro

Enrique Maya
El alcalde Maya, junto al capitán de Osasuna Oier y el concejal Asiron, en el acto de entrega de la medalla de oro al club rojillo.

Los votos de EH Bildu, PSN y Geroa Bai han servido este martes para sacar adelante una iniciativa en el Ayuntamiento de Pamplona criticando la decisión del alcalde Maya, con motivo del acto de entrega de la medalla de oro a Osasuna, de no autorizar la asistencia de dos representantes de Osasunaren Memoria, un colectivo que ha documentado los efectos de la represión franquista en la historia del club rojillo.

Ha sido la primera comisión del año y la primera también después de que Navarra Suma lograra en el último Pleno sacar adelante los presupuestos de 2021 gracias a los votos del PSN, pero el resultado ha vuelto a poner de manifiesto la minoría en la que se encuentra el equipo de Gobierno pese al balón de oxígeno que supone disponer de un presupuesto aprobado.

Tampoco ha cambiado demasiado el ambiente municipal. Sigue tan caldeado como antes, como lo demuestra la intensidad de las intervenciones de los diferentes portavoces durante el debate generado a cuenta del acto de homenaje a Osasuna por su centenario.

Maider Beloki (EH Bildu) ha criticado la «falta sensibilidad» y el «sectarismo» del alcalde Maya al rechazar la presencia en el acto celebrado el 30 de diciembre en el Palacio del Condestable de dos representantes del colectivo Osasunaren Memoria pese a haberlo pedido expresamente y con la disposición de los grupos municipales de ceder dos plazas para que pudieran asistir. «No solo es la falta de un minino de sensibilidad, es que vuelven a pasar por alto la opinión de la mayoría municipal» ha señalado Beloki.

La portavoz socialista Maite Esporrín también ha apoyado la iniciativa de Bildu con el argumento de que no hubiera supuesto mayor inconveniente que acudieran los 2 miembros del colectivo memorialista. Ha recordado también que entre los represaliados por el franquismo se encontraban algunas personas que participaron en la creación de Osasuna y en sus primeros pasos en la competición nacional e hizo referencia a los valores del club que le han hecho merecedor de este reconocimiento.

Por parte de Navarra Suma ha intervenido Ana Elizalde, que ha aludido al acuerdo unánime del Ayuntamiento para conceder la medalla de oro de la ciudad como reconocimiento a la trayectoria de Osasuna y ha acusado a EH Bildu de «hipocresía» por acudir al acto y plantear ahora esta iniciativa. «Si fuera por ustedes, Osasuna habría desaparecido».

Y como siempre sucede en este tipo de debates, donde lo simbólico se sitúa como ariete para la confrontación política, Elizalde mencionó a las víctimas de ETA y ahí el asunto se desmadró.

Visiblemente enfadado, el representante de Geroa Bai Patxi Leuza ha acusado a Navarra Suma de tener una doble vara de medir a la hora de valorar a las víctimas y refiriéndose al alcalde le ha reprochado que en el acto mencionara a un familiar (el fallecido Javier Miranda, primo de Maya, que fue presidente de Osasuna entre 1998 y 2002) y «no dijera nada de los directivos y jugadores fusilados. No murieron en la guerra, los mataron».

En referencia a la alusión de la representante de Navarra Suma sobre la desaparición de Osasuna, Leuza ha mencionado la cobertura que los gobiernos de UPN ofrecieron a las directivas del club rojillo para maquillar las cuentas y las consecuencias penales para algunos de los directivos de entonces.

La declaración presentada por Bildu contó el apoyo de PSN y Geroa Bai, mientras que los 5 representantes de Navarra Suma han votado en contra. Consta de dos puntos, en el primero de los cuales se denuncia «la falta de sensibilidad del alcalde y del equipo de Gobierno» al declinar la invitación, mientras que en el segundo se denuncia la actitud sectaria al no aceptar la petición de la mayoría municipal.

Además, los tres grupos progresistas aprobaron una enmienda de adición en la que se insta al Ayuntamiento, al Gobierno de Navarra y a Osasuna para haya un espacio de memoria permanente para las personas que fueron represaliadas dentro de las conmemoraciones por el centenario de la entidad rojilla.

Diario de Noticias