Noticias / Berriak

Homenaje en la sima de Otsoportillo a las víctimas del franquismo

OTSOPORTILLO

OTSOPORTILLO


 
 

Flores, música y poesía articularon ayer el homenaje y reconocimiento a las víctimas del franquismo en la sima de Otsoportillo, convertida por los golpistas en una fosa común. En el acto participó Kontxa Diéguez, la hija de la última persona identificada en la sima.

El primer domingo de setiembre está marcado en el calendario desde hace cuarenta años como una cita ineludible con la memoria en la sima de Otsoportillo. Y ayer las flores, la música y la poesía dieron cuerpo al recuerdo y homenaje a las víctimas del franquismo, a quienes fueron fusiladas y desaparecidas en Nafarroa tras el golpe de 1936.

Durante el acto, un violonchelista puso música al aurresku en honor de los represaliados bailado ante la escultura de José Ramón Anda, donde los asistentes depositaron flores y volvieron a evidenciar que no hay olvido para las personas que cayeron a manos del fascismo.

El homenaje se viene realizando desde 1980, cuando familiares de fusilados y el Ayuntamiento de Etxarri Aranatz recuperaron la memoria pública con este acto. En 2017, los ayuntamientos de Sakana firmaron un acuerdo de colaboración para la organización del evento.

Convertida en fosa común, en esta sima de Urbasa fueron arrojadas al menos catorce personas, cuyos restos se localizaron en 1979 y en los dos procesos de exhumación llevados a cabo en 2016 y 2017 por la Sociedad de Ciencias Aranzadi, cuando se recuperaron los restos de once personas, habiendo sido identificadas hasta la fecha ocho, todas ellas de la zona.

Identificaciones

En el homenaje de ayer, organizado por Irurtzun y Arakil, participaron familiares y representantes políticos. Entre los asistentes se encontraba Kontxa Diéguez, hija de Claudio Doroteo Diéguez Loza, víctima de la represión fascista en Nafarroa, la última de las víctimas que se ha identificado en la sima.

Sus restos se recuperaron en 2016, pero no fue identificado hasta finales del pasado año. El Ejecutivo de Nafarroa explicó que la identificación de este vecino de Etxarri Aranatz, ejecutado en Sorozarreta tras el golpe militar de 1936, pudo conseguirse gracias a la coincidencia entre las muestras extraídas y la muestra genética cedida por su hija.

La sima está incluida en el Registro de Lugares de la Memoria Histórica de Nafarroa, censo en el que también se encuentran el Parque de la Memoria de Sartaguda y el Memorial de las Fosas del Perdón.

Todos estos enclaves están señalizados y en diferentes soportes informativos, donde se explican las vulneraciones de derechos humanos cometidos tras el golpe militar y se reconoce a las víctimas del mismo.

Fuente: Gara


 

Orreaga celebra el 500 Aniversario de la derrota de Carlomagno en Ibañeta

Acto Orreaga 2021

Acto Orreaga 2021


Al igual que en años anteriores, Orreaga Fundacioa celebró el día 15 de agosto en Orreaga e Ibañaeta, la victoria de los vascones contra el poderoso ejército carolingio de Carlomagno en el año 778. Este ejército previamente derribó las murallas de Iruña, saqueó y quemó la ciudad asesinanado y violando a sus vecinos. Aunque el tiempo no animaba precisamente a acudir a los dos actos, numerosas personas se acercaron a a la cita.

El acto fue organizado por Orreaga Fundazioa, Txabarrengoa Elkartea y Orreaga 778

VIDEO / https://www.youtube.com/watch?v=BbqNBhADThY&t=13s


Ibañeta y el 778: color rojo para honrar a los vascones

Numerosas personas exigen en Ibañeta retirar el monolito en honor a Roldán pintándolo de rojo para dignificar a los vascones que derrotaron al ejército de Carlomagno

Ofrenda floral en el monumento a la Batalla de Orreaga, tras el aurresku.

Ofrenda floral en el monumento a la Batalla de Orreaga, tras el aurresku.

Sin faltar a la cita del aniversario de la Batalla de Orreaga / Roncesvalles, decenas de personas exigieron ayer domingo en Ibañeta un «monumentoque dignifique y reconozca lo que aquí ocurrió: la derrota del mayor ejército de Europa a manos de los vascones de ambos lados del Pirineo».

Convocados por los colectivos Orreaga Fundazioa y Etxabarrengoa Elkartea, entre banderas e irrintzis reivindicaron un monolito que recuerde «sin manipulaciones» a los «verdaderos héroes» que el 15 de agosto del año 778 efectuaron una emboscada en Errozabal a la retaguardia del ejército de Carlomagno que volvía de Zaragoza en un fallido intento de atacarla, logrando así derrotar a la principal potencia militar del momento.

Con ánimo de que la historia no caiga en el olvido, ayer colocaron una placa informativa y una tela frente al monumento que existe desde 1967 en honor a Roldán. Justamente, días atrás, tiñeron de rojo este monumento. «Es el color de la sangre de los vascones, que todavía no se ha reconocido que son los que ganaron», dijo Karmele Galartza, de Etxabarrengoa Elkartea.

PANDEMIA POLÍTICA En el mensaje de este año, no faltaron alusiones a la Batalla de Noáin acaecida en el año 1521, que supuso el último intento de recuperación de la independencia navarra y de la que este año se conmemora el 500 aniversario. «Ése no fue el último episodio histórico de la conquista por los castellanos. La guerra continuaba y unos kilómetros más abajo del puerto de Ibañeta, nuestros hermanos de Baja Navarra pagaron un precio muy alto ante las tropas de los conquistadores castellanos. Ésta es otra parte de la historia oculta y ocultada de Nafarroa», expresaron en castellano y en euskera Koldo Amatria, de Orreaga Fundazioa, y Karmele Galartza, insistiendo en que «lo que hay más allá de Luzaide sigue siendo Navarra» y en que «no existen dos navarras».

En efecto, tal y como leyeron minutos antes en la localidad de Orreaga/Roncesvalles frente al monumento de la Batalla, haciendo alusión al término latino «utrimque roditur» (roído por los dos lados) que el historiador navarro del siglo XVI D. R. Avalos de la Piscina atribuyó como divisa al Príncipe de Viana, simbolizado por dos lebreles royendo un hueso (que sería «la Navarra atrapada y codiciada por Castilla y Francia»), compararon la conquista de Navarra con la actual situación de crisis sanitaria. «En 2021 seguimos siendo roídos por una pandemia que entró duramente hace más de 500 años provocada por un virus con dos cepas muy peligrosas: la española y la francesa. Y con una tercera, internamente, conocida en su momento como la cepa beaumontesa, siendo la actual cepa navarrera», expresaron Koldo y Karmele.

De esta manera, mencionaron los continuos ataques al euskera, la imposición de una historia «falseada», la manipulación de personajes históricos y su ensalzamiento como héroes. «Se probaron vacunas para la eliminación de la pandemia, pero sin éxito (…) y luego se crearon unos anticuerpos muy fuertes que a lo largo de la historia han conseguido que esa colonización no sea total», dijeron.

Diario de Noticias


Manifiestos de Orreaga Fundazioa leídos en Orreaga e Ibañeta

Este año conmemoramos el 500 aniversario de la Batalla de Noain, donde los navarros fuimos derrotados y comenzamos a perder la independencia lograda recuperada unos meses antes, tras los levantamientos contra los invasores castellanos.

Pero ese no fue el último episodio histórico. Sí el más conocido, junto con Amaiur. La guerra continuaba y unos kilómetros más abajo de este de puerto de Ibañeta, nuestros hermanos de Baja Nabarra pagaron un precio muy alto ante las tropas de los conquistadores castellanos, al mando del coronel Villalba. Y esta es otra parte de la historia oculta y ocultada de Nafarroa. Ainice-Monjelos, Uharte, Garriz y Donibane Garazi/San Juan de Pie de Port, fueron saqueados y destruidos y sus habitantes llevados como esclavos.

El alcaide de Donibane Garazi, Johan de Arberoa, “capitán Juanikote”, fue condenado a muerte en Iruñea. Antes de su ejecución, fue arrastrado y ahorcado. Su cuerpo descuartizado a hachazos. La cabeza se puso en lo alto de la horca, y sus distintos miembros clavados en las puertas de la ciudad. Como escarmiento y aviso a legitimistas.  Y estos hechos permanecen ocultos y, por lo tanto, desconocidos.

El conocimiento nos hará libres. Porque hay que seguir insistiendo: lo que hay más allá de Luzaide/Valcarlos sigue siendo Navarra. Sigue siendo Euskal Herria. Porque no existen “Dos Navarras” como nos quieren hacer creer. Il n’y a pas “deux Navarres”. Ez dira bi Nabarrak. Somos una Nabarra partida en dos. Nous sommes une Nabarre divisé en deux. Bitan banatutako Nabarra bat gara.  Hirutan banatutako Euskal Herria bat gara.

Y qué hablar de la manipulación de los personajes históricos en esta Euskal Herria. No contentos con erigir monumentos a los conquistadores, léase Roldan, Iñigo de Loiola, convertir en español universal a un Francisco de Javier que abandonó su tierra natal para no volver a pisarla…  ahora nos vienen con Carlomagno y el invento de la llamada “Via Carolingia”, un “Itinerario cultural del Consejo de Europa”. Ahí es nada. Para el llamado “Consejo de Europa” Carlomagno “representa una figura basada en el consenso: reunificando Europa Occidental”. Es decir, un monarca que, para algunos historiadores, se le podría considerar un genocida por sus actuaciones tanto militares como culturales allá por donde su ejército pasaba, nos lo presentan como “reunificador de Europa”.

Es decir, aquel que pasó por Pamplona destruyendo sus murallas, y arrasando la ciudad, tras su desastre de expedición a Zaragoza,… Aquel que quería unir Europa a base de victorias militares, y la destrucción de las culturas locales es el paladín de la unidad de Europa. ¿Esa es la Europa que quieren mantener unida? ¿Una Europa de los estados, en la que las naciones sin estado no tengamos lugar?  Ver para creer.

Así que, una vez más, reivindicamos la reconversión de este monumento. Un monumento que dignifique y reconozca lo que aquí ocurrió. La derrtoa del mayor ejército de Europa a manos de los vascones de ambos lados del Pirineo.  Y para ello hoy hacemos una muestra de cómo podría quedar este monumento…


Aurten, Noaingo guduaren 500. urteurrena ospatzen dugu, non nafarrak garaituak izan ginen eta hilabete batzuk lehenago berreskuratutako independentzia galtzen hasi ginen, Gaztelako inbaditzaileen aurkako altxamenduen ondoren. Baina hori ez zen azken gertaera historikoa izan. Bai, ezagunena, Amaiurrekin batera. Gerrak aurrera jarraitzen zuen eta Ibañetako mendatetik kilometro batzuk beherago, Nabarra Behereko gure anaiek prezio oso altua ordaindu zuten Gaztelako konkistatzaileen tropen aurrean, Villalba koronelaren agindupean.

Donibane Garaziko gure anaiek oso prezio garestia ordaindu zuten Gaztelako konkistatzaileen tropen aurrean, Villalba koronelaren agindupean. Eta hau Nafarroako historia ezkutu eta ezkutatuaren beste zati bat da. Ainice-Monjelos, Uharte, Garriz eta Donibane Garazi/San Juan de Pie de Port arpilatu eta suntsitu zituzten, eta bertako biztanleak esklabo gisa eraman zituzten.

Donibane Garaziko alkateari, Johan Arberoakoari, «Juanikote kapitaina», heriotza zigorra ezarri zioten Iruñean. Exekutatu aurretik arrastatu egin zuten eta gero urkatu egin zuten. Aizkorakadaz zatitutako gorputza. Burua urkamendiaren goialdean jarri zen, eta soin-adarrak hiriko ateetan iltzaturik. Eta gertaera horiek ezkutuan daude, eta, beraz, ezezagunak dira. Izan ere, tematzen jarraitu behar da: Luzaide/Valcarlos baino haratago dagoena Nafarroa da oraindik. Ez daudelako «bi nafar» sinetsarazi nahi diguten bezala. Il n ‘y a pas «Deux Navarres». No son dos Nabarrak. Nabarra bat gara, bitan zatitua. Nous sommes une Nabarre divisé en deux. Bitan banatutako Nabarra bat gara. Hirutan banatutako Euskal Herria bat gara.

Eta zer esan Euskal Herriko pertsonaia historikoen manipulazioaz. Konkistatzaileei monumentuak egiten dizkiete (Roldan, Iñigo Loiolakoa), espainiar unibertsal bihurtzen dute jaioterritik alde egin zuen Frantzisko Xabierkoa, berriz ez zapaltzeko. Orain, Karlomagno eta «Via Carolingia» izenekoaren asmakizuna dakarkigu, «Europako Kontseiluaren ibilbide kulturala». Hor ez dago ezer. Karlomagno «Europako Kontseiluarentzat, adostasunean oinarritutako figura bat da: mendebaldeko Europa bateratzen». Hau da, zenbait historialarirentzat bere armada igarotzen zen tokian egindako ekintza militar eta kulturalengatik genozidatzat har litekeen monarka bat, «Europaren birbateratzaile» gisa aurkezten digute.
Hau da, Iruñetik igaro zena, bere harresiak suntsituz eta hiria suntsituz, Zaragozara egindako espedizio hondamendiaren ondoren, Europa garaipen militarrez lotu nahi zuena eta bertako kulturen suntsipena Europaren batasunaren paladina da. Hori al da batuta mantendu nahi duzuen Europa? Estatuen Europa bat, non estaturik gabeko nazioek tokirik ez dugun? Ikusi sinesteko.

Beraz, berriro ere, monumentu honen birmoldaketa aldarrikatzen dugu. Monumentu bat, hemen gertatutakoa duindu eta aitortuko duena. Pirinioetako bi aldeetako baskoiek Europako armadarik handiena garaitu zuten.

Eta horretarako gaur monumentu hau nola gera litekeen erakutsiko dugu…


 

UTRIMQUE RODITUR o la moderna “pandemia”

«Utrimque Roditur». Término latino equivalente a roído por los dos lados. El historiador navarro del siglo XVI R. Avalos de la Piscina lo atribuye como divisa al Príncipe de Viana, del cual celebramos este año el 600 aniversario de su nacimiento, simbolizado por dos lebreles royendo un hueso, hueso que sería Navarra atrapada y codiciada por Castilla y Francia…

1512 Conquista de Navarra-1521 Batalla de Noain… y seguíamos siendo roídos. 2021, seguimos siendo roídos… y si viviese el Príncipe de Viana, probablemente actualizaría su significado por otro más actualizado: estamos siendo atacados-roídos por una pandemia provocada por un virus con dos cepas muy dañinascriada: la española y la francesa. Y con una tercera, internamente, conocida en su momento como la «cepa beaumontesa» evolucionando a la actual la «cepa navarrera». Una pandemia muy especial que entró muy duramente en la vida de esta tierra hace más de 500 años, en el 1512 concretamente. Se probaron vacunas para la eliminación de la pandemia, pero sin éxito. Una de esas vacunas triunfó y Nabarra recuperó su independencia durante unos meses. El virus reaccionó y derrotó a la vacuna, primero en Noain 1521. Y posteriormente en Amaiur 1522. Pero fue derrotada, no vencida. Se crearon unos anticuerpos muy fuertes, que a lo largo de la historia han conseguido que esa colonización no sea total. Consiguió, por ejemplo, que una parte de lo que nos quedaba de reino soberano mantuviese su independencia durante unos años más. Aunque al final tambiénsucumbió al dominio, en este caso, francés.

Este año conmemoramos el 500 aniversario de la Batalla de Noain, donde los navarros fuimos derrotados y comenzamos a perder la independencia recuperada unos meses antes, tras los levantamientos contra los invasores castellanos. Pero ese no fue el último episodio histórico de la conquista por los castellanos. Sí el más conocido, junto con Amaiur. La guerra continuaba y unos kilómetros más abajo de este del puerto de Ibañeta, nuestros hermanos de Baja Nabarra pagaron un precio muy alto ante las tropas de los conquistadores castellanos, al mando del coronel Villalba. Y esta es otra parte de la historia oculta y ocultada de Nafarroa. Ainice-Monjelos, Uharte, Garriz y Donibane Garazi/San Juan de Pie de Port, pueblos de la Baja-Navarra fueron saqueados y destruidos y sus habitantes llevados como esclavos. El alcaide de Donibane Garazi, Johan de Arberoa, capitán Juanikote, fue condenado a muerte en Iruñea. Antes de su ejecución, fue arrastrado y, posteriormente, ahorcado. Su cuerpo descuartizado a hachazos. La cabeza se puso en lo alto de la horca, y sus distintos miembros clavados en las puertas de la ciudad. Como escarmiento y aviso a legitimistas.

Y estos hechos permanecen ocultos y, por lo tanto, desconocidos. El conocimiento nos hará libres. Porque hay que seguir insistiendo: lo que hay más allá de Luzaide/Valcarlos sigue siendo Navarra. Sigue siendo Euskal Herria. Porque no existen «Dos Navarras» como nos quieren hacer creer. Il n’y a pas «Deux Navarres». Ez dira bi Nabarrak. Somos una Nabarra partida en dos. Nous sommes une Nabarre divisé en deux. Bitan banatutako Nabarra bat gara. Hirutan banatutako Euskal Herria bat gara, una Euskal Herria dividida en tres… Pero, gracias al tesón de los anticuerpos no les ha quedado más remedio que utilizar «paños calientes» para tratar de quitar los evidentes síntomas del contagio.

Y a esos paños calientes les han llamado «amejoramiento» y «estatuto de autonomía». Ambos incumplidos. Y por cierto, y para seguir recordando, el paño caliente del amejoramiento, se nos metió sin consultarnos… Y así seguimos. Y en Iparralde tenemos lo que llaman Communauté d’agglomération Pays Basque. Y ese virus continúa presente y se nos manifiesta de muchas maneras: por poner un ejemplo, en el tema del euskera. Un día no cuenta saber euskera para unas oposiciones a funcionario de este llamado Gobierno de Navarra. Y dan preferencia a unas lenguas extranjeras. Otro día lo anulan en una convocatoria para alquilar el bar de unas instalaciones deportivas de Berriozar. Porque, a juicio del Tribunal Administratvo de Navarra, es discriminatorio para los que no conocen el idioma de nuestra tierra y, además, no es necesario saber euskara para atender el bar y a sus usuarios del polideportivo municipal de Berriozar. Esto es una resolución que responde a un recurso presentado por Navarra Suma, ¿o Navarra Sum(is)a?, que anuncia que continuará hasta eliminar el requisito de euskara en la plantilla municipal de Berriozar.

Y los ataques al euskera no son exclusivos de la que pomposamente llaman Comunidad Foral. ¿Qué pasa en la Comunidad Autónoma Vasca? Otro tanto. Una muestra: en Irun, el también pomposamente llamado Tribunal Superior de Justicia del País Vasco también consideró «discriminatorio» la obligatoriedad de saber euskera para optar a una plaza en la Policía Local… Y qué ocurre en la Republique française: la Asamblea Nacional (francesa, por supuesto) aprobó una ley que facilitaría la inmersión lingüística en la enseñanza. Y la lengua vasca y resto de idiomas minorizados, se pudiesen estudiar con «normalidad». Y aparecen los chauvinistes y se la tumban con un recurso que consigue que se vuelva a una situación peor que la que tenían anteriormente. Así que, cuando nos digan «nos estáis imponiendo el vasco», les recordaremos que las únicas lenguas obligatorias, según las Constituciones española y francesa son el castellano y el francés. Y aburridos estamos de oir que «no hay que politizar el euskera»… ¿Hay mayor politización que la que nos imponen las citadas Constituciones? ¡Qué tendríamos que oír si pidiésemos la obligatoriedad del euskera en la enseñanza…!

Y qué hablar de otro de los componentes de esta pandemia, la manipulación de los personajes históricos en Euskal Herria. No contentos con erigir monumentos a los conquistadores, léase Roldan, Iñigo de Loiola; convertir en «español universal» a un Francisco de Javier que, por las circunstancias que rodeaban a su familia, fiel defensora de la independencia de Nabarra, abandonó su tierra natal para no volver a pisarla… ahora nos vienen con Carlomagno y el invento de la llamada Via Carolingia un llamado «Itinerario cultural del Consejo de Europa». Ahí es nada. Para el llamado «Consejo de Europa», Carlomagno «representa una figura basada en el consenso: reunificando Europa Occidental». Es decir, un monarca que, para algunos historiadores, se le podría considerar un genocida por sus actuaciones, tanto militares como culturales, allá por donde su ejército pasaba, nos lo presentan como precursor de la unidad de Europa». Es decir, aquel que pasó por Pamplona, con un ejército de unos 10.000 hombres, destruyendo sus murallas, y arrasando la ciudad, tras el fracaso de su expedición a Zaragoza… Aquel que quería unir Europa a base de victorias militares, y la destrucción de las culturas locales es el paladín de la unidad de Europa. Ver para creer.

Seguimos y seguiremos reivindicando un monumento digno que recuerde aquellos hechos del año 778 en Errozabal/Orreaga y a quienes realmente fueron sus héroes: los vascones. Y que se dejen de manipular y utilizar esos lugares para unos fines que serían los mismos, al fin y al cabo de aquellos que salieron derrotados de aquellos parajes. Hacernos desaparecer como entidad política soberana. Porque ¿qué hace el rey de los españoles en Orreaga? Viene y nos coloca una bandera de España en la tumba de Sancho VII el Fuerte… ¿Y para qué sirve el camino de Santiago? Según Felipe VI, para destacar la importancia de la actividad jacobea ya que «nos permite recuperar una de sus funciones principales, la vertebración del territorio»… español, se le olvidó decir. Porque de un camino europeo… se les olvidó hablar.

Hablando de reyes y personajes… A quien nos dice «¿cómo podéis reivindicar un reyno de Navarra, una forma de gobierno de la Edad Media?» le diría que, primero, no estamos reivindicando una forma de gobierno, con rey, sino un Estado que llevaba ese nombre. Un Estado soberano que perdió su independencia por la fuerza de las armas. Y, segundo, también le contestaría con otra pregunta «¿cómo están aguantando el estar bajo la tutela de un gobierno extranjero, en este caso del español, cuya máxima autoridad, cuyo Jefe de Estado, es un rey?». Y no un rey cualquiera. Es un rey, heredero de otro rey, un rey perjuro, un rey huido, corrupto, nombrado por un dictador y que no ha sido refrendado por el pueblo. ¿Eso es una forma de gobierno actual y democrática?

Y para terminar, un recuerdo a todos los que han dejado su vida luchando contra esta pandemia política, y a los fallecidos víctima de esta otra pandemia llamada covid-19. Utilizada, por cierto políticamente, para recordarnos que nos pueden dejar sin autonomía en cualquier momento, con la aplicación de su famoso artículo 155, para decirnos que la pandemia «la venceremos todos juntos»… Y ese «todos juntos» se convierte en separar a comunidades como Irun y Hondarribia de sus vecinas Hendaia y Behobia, Bera de Sara, Luzaide de Arnegi y Donibane Garazi… para ir juntos ¿con quién?