Cultura / Kultura

Joseba Asirón se da un paseo por más de un siglo de cambios en Iruñea

joseba_asiron

joseba_asiron

Esta semana ha visto la luz «Adiós Pamplona», un libro con el que Joseba Asirón recorre los principales cambios que se han producido en la ciudad de 1860 a esta parte. Se trata de una colección de fotografías y textos periodísticos que retratan qué se perdió y qué permanece.

El historiador Joseba Asirón presentó esta semana su nuevo trabajo, «Adiós Pamplona, Agur Iruñea», que ha editado Txalaparta. Se trata de una recopilación de artículos periodísticos en los que, con fotos antiguas rescatadas de archivos y actuales, Asirón repasa los cambios que ha habido por las esquinas de la capital navarra, persiguiendo anécdotas, rescatando nombres y etimologías, así como la historia de los edificios, las calles y las plazas de la ciudad.

Según explicó el historiador a este periódico, comenzó en serio con este proyecto a partir del año 2009, una vez hubo terminado su tesis doctoral sobre torres medievales en Nafarroa. Sin embargo, las ganas de contar la transformación de la ciudad le vienen «desde muy chiquito, porque yo nací aquí y siempre he vivido muy de cerca los cambios que se han producido».

Asirón, que recientemente ha sido elegido como el candidato de EH Bildu a la Alcaldía, recoge en su nuevo libro qué imágenes han cambiado, pero también lo que se mantiene. «La ronda de la barbazana, por ejemplo, está hoy prácticamente igual que hace más de cien años. Y conocerlo da otro sabor al pasear por ella», recordó.

De capital de Estado a periferia

En el libro, además de recopilar esos detalles que se han perdido a lo largo del último siglo, Asirón incluye artículos críticos sobre cómo se encuentran los distintos rincones de Iruñea a día de hoy. Desde un punto de vista histórico, Asirón considera que Iruñea ha perdido casi todo su empuje y referencialidad. «Pasamos de ser la capital de un estado a una ciudad de periferia de un imperio, cuyo principal interés era defender las fronteras. Por eso la llenaron de murallas», aseguró. Para apuntalar esta afirmación, Asirón recuerda que en el momento de la conquista de 1512 Iruñea tenía 6.000 habitantes y duplicaba en población a Bilbo y Donosti. Con el tiempo, el giro fue radical. En 1930, la capital guipuzcoana tenía 70.000 habitantes e Iruñea se había estancado en los 30.000.

También desde un punto de vista cultural y referencial los siglos de conquista están siendo perjudiciales para la capital navarra. Así, en el momento en que entró el duque de Alba, la ciudad contaba con un flamante palacio real (hoy encerrado bajo un cascarón moderno) y una catedral gótica que competía con las más importantes de Europa. El claustro de ese edificio sigue siendo una referencia a nivel internacional. Y sin embargo, tras la llegada de los castellanos, esa pujanza se perdió de un modo definitivo.

Las fotos más antiguas que se recogen en «Adiós Pamplona» son de 1860, mucho antes de que el siglo XX rompiera las murallas para comenzar a levantar los ensanches. En este sentido, Asirón aprovecha la presentación de su libro para reivindicar cambios también en la mentalidad de la ciudad. «En Iruñea ha habido tres ensanches y ahora necesita un cuarto. Esta vez no hay que romper las murallas físicas de la ciudad, sino las mentales que separan a sus habitantes. Hay que volver a rescatar esa ciudad con altura de miras que, aunque no logre recuperar su carácter de capital de un estado, sí que debe recuperar el afán de ser una referencia para su alrededor».
«Nuestra historia necesita de imágenes»

Además de su recopilación de articulos periodísticos para sacar adelante «Adiós Pamplona», Asirón presentó en la pasada feria de Durango otro proyecto más ambicioso: «Historia ilustrada de Euskal Herria». Se trata de una enciclopedia divulgativa sobre los hechos que han marcado el devenir de esta tierra. El primero de los tomos hacía referencia a la romanización y la prehistoria y, a mediados de primavera, aparecerá un segundo tomo con la Alta y Baja Edad Media. Cada seis meses se irán publicando los siguientes. Se trata de un proyecto que ha emprendido con el dibujante Martintxo, con el que ya abordó un cómic en 2011 y el libro apaisado «50 fechas clave de la conquista de Navarra». «La historia de Euskal Herria no tiene imágenes. Todos somos capaces de imaginar a El Cid o a otros personajes, pero carecemos de referencia que nos ayude a imaginar los principales episodidos de nuestra historia. Y las necesitamos». Con esta cadena de trabajos, Martintxo y Asirón reconstruyen con detalle, atuendos, armas, para ayudar a retratar mentalmente esos sucesos.

Gara, 20/12/2014

Lingüísticamente también se refleja que el Euskara es la primera lengua humana que ha pervivido

euskara

euskara

En España, el doctor Gregorio López Madera, miembro del Consejo de Castilla, arremetió en varias de sus obras, ya en el siglo XVI, contra el fraude de la latinidad de las lenguas Romances: Los Romanos procuraron introducir su lengua en gran parte de Asia, de África y de Europa y en ningún punto consiguieron que se hiciese vulgar. Es cierto que en todo el Imperio Romano se hablaba el Latín por la gente más grave, para tratar con los Magistrados enviados por aquella República y para conseguir honores y oficios de ella, pero todo el pueblo y el común siempre se quedaron con sus idiomas. El amor y la afición que cada país tiene a su lengua y la mayor fuerza y multitud del vulgo, es bastante para conservarla. La lengua Española nunca fue la Latina, ni formada de la corrupción del Latín, sino lengua propia que convirtió a su modo todos los vocablos que recibía ajenos. Y así se quedaron los labradores con su Español: y eso es lo que yo afirmo, que a todo el pueblo nunca les entró el Latín, sino que se quedaron con su lenguaje. 79

Más próximo en el tiempo, el catedrático e historiador aragonés Andrés Giménez Soler, nacido en 1869, sostuvo postulados a los precedentes, pronunciándose también respecto a la gran ancianidad del Euskera. He aquí lo que dejó escrito en La Península Ibérica en la Antigüedad (Barcelona 1918): “¿Es Euskeria voz euskera? ¿De dónde viene la raíz eusk?”, pregúntase un lexicógrafo vasco; y se responde a sí mismo: “Dios lo sabe”. Naturalmente que Dios lo sabe todo, pero los hombres también pueden saberlo, y si no, hacer por saberlo. En esa respuesta late el vano empeño de declarar el idioma vascongado hecho aislado en el mundo filológico, en daño de la lengua que, por ser la más antigua, la primera que hablaron los habitantes de España, merece que todos, vascongados actuales y no vascongados, le profesen el amor que se presta a cuanto es monumento del pasado.

Discípulo de los aragoneses Julio Cejador y Giménez Soler, el investigador francocatalán Juan Parellada de Cardellac supo comprender no sólo la ancianidad de la lengua hablada por los Baskos, sino también su carácter incontestablemente autóctono: Los primitivos autores del euskaro, abuelos de los vascos, vivían ya en su actual territorio en la época glacial, como está por otra parte plenamente demostrado en nuestros días. Si los vascos han podido conservar su lengua es porque han mantenido, a través de milenios, su primitiva identidad racial, sus caracteres antropológicos ancestrales. El euskaro es la lengua paleolítica de los territorios ibero-ligures y no procede de ninguna parte sino que es autóctona. La lengua vascuence, como lengua prehistórica, constituye el monumento lingüístico más arcaico de Occidente, cuya conservación incumbe tanto a Francia como a España. 80

Juan Parellada no era filólogo y, por consiguiente, no puede recriminársele el hecho de no haber llegado a comprender que la lengua baskongada es el monumento lingüístico más valioso, no sólo de Occidente sino de todo el planeta.

Octavo.-  Muchos años después de iniciada mi labor de mi investigación sobre la génesis del Euskera, tuve conocimiento de la obra realizada a este respecto por el eminente filólogo aragonés Julio Cejador y por el principal heredero de su trabajo, el filólogo basko Imanol Aguirre, investigadores ambos sobre los que pesó un boicot académico similar al que yo he padecido, justamente por haber defendido la existencia de sólidos vínculos entre la lengua Baska y todas las lenguas del mundo. Tristemente y a pesar de ser los filólogos más eminentes que ha producido España, los nombres de Cejador y de Aguirre han caído hoy en el más absoluto de los olvidos, habiéndose entronizado en su lugar a mediocridades como Ramón Menéndez Pidal o Antonio Tovar, manifiestamente desdeñosas, ambas, hacia la lengua Baskongada. 81

A todo ello se refiere Balthasar de Echave en sus bien conocidos Discursos de la Antigüedad de la lengua Cántabra Bascongada: Hay otras muchas razones de gran fundamento y evidencia, para probar cómo haya sido la lengua Bascongada no sólo primera lengua de España, sino universal y muy vulgar en toda ella. La causa de haber estado tan ocultas y escondidas estas razones, entre muchos y en tantos años, no ha sido otra que no haberse preciado ninguno de bien entenderla, teniéndola por corta y barbarísima y de inexplicable pronunciación; infamándola aun los mismos naturales Bascongados, no por más, ciertamente, que por no entenderla, como cosa ya dexada de tan atrás por inútil y sin provecho alguno. Con cuya inteligencia hubieran nuestros historiadores dado de mano a muchas fábulas que se han introduzido, en razón de algunos nombres de ciudades y Provincias de nuestra España y sus fundaciones: atribuyéndolo todo a estrangeros a quien siempre son tan aficionados. Esta consideración y el amor grande que a mi Patria y lengua tengo, me han hecho fuerza a que tome la pluma en defensa de la antigua lengua Española. Siendo ella la primera de nuestra España, como por estos Discursos se echará de ver y siendo en sí tan cumplida y elegante como el romance que se usa y sin que tenga necesidad de mendigar de otras estrangeras bocablos algunos para su ornato. 82

Siendo esto ansí como lo es, no es razón que por la poca curiosidad e inadvertencia de los Bascongados se eche en olvido lenguage que a ellos y a toda España honra; y pues es justo que cada nación estime su lenguage natural, como lo hazen, justísimo es que España se honre con ella, como con tan propia suya…

Balthasar de Echave se expresa en los mismos términos y prácticamente con las mismas palabras con las que yo vengo defendiendo esta causa desde 1984, muchísimo antes de que llegase a mis manos una edición facsimilar de su valioso libro.

Noveno.- Los hábitos y las actitudes inquisitoriales tan fuertemente enraizados en la idiosincrasia española, son los responsables de que el mundo académico y, por extensión, el político, se sienta fuertemente inclinado hacia la labor de caza de brujas personalizada en aquellos que ponen en evidencia la tremenda inconsistencia del saber establecido. Es muy común y característico de España el que las personas a las que la sociedad encomienda la tutela e impulso de la Cultura, dediquen lo mejor de sus esfuerzos a destruir la labor de aquellos ciudadanos que de manera absolutamente desinteresada y altruista, realizan la labor de desentrañamiento de la verdad histórica que ellos se muestran manifiestamente incapaces de llevar a cabo. 83

Décimo.- Solamente conociendo el ínfimo nivel científico al que se ha movido hasta hoy la Filología tradicional, resulta posible comprender el menosprecio con el que la lengua Baska ha sido contemplada hasta la fecha por parte de la mayoría de los especialistas, en beneficio naturalmente de las lenguas Clásicas. Hace quince años hube de disuadir a un conocido catedrático de Griego, de su propósito de publicar una obra en la que pretendía probar que la lengua Baska procedía de la Griega. Le felicité por haber sido el primer catedrático en advertir las escandalosas analogías que existen entre ambas lenguas y acto seguido y con argumentos científicos irrefragables, pasé a demostrarle que esa influencia se había producido en sentido inverso y que es la lengua Griega la que viene a ser algo así como un Euskera renovado o remozado. 83

Undécimo.- Resulta sencillamente deplorable que cuestiones de naturaleza política hayan interferido en el aprecio y en la valoración de una lengua como la Baska que constituye un tesoro para toda la Humanidad y que causará el asombro general el día en que se empiece a conocer todo el caudal de información que contiene en relación con los orígenes de la cultura no ya occidental sino universal.

Duodécimo.- El Diccionario de la Real Academia Española prefiere buscar el referente etimológico de muchos términos castellanos en lenguas remotas que jamás se han hablado en España, antes que aceptar que esas voces son meros ecos de palabras baskas virtualmente idénticas y que forman parte de nuestro más profundo y genuino sustrato lingüístico. La única obsesión de los autores de nuestro Diccionario ha sido la de demostrar a cualquier precio -incluso el del ridículo- que el Castellano procede del Latín. Y ello, fundamentalmente, porque esa presunta maternidad convenía sobremanera a la jerarquía eclesiástica de la cultura española. Fruto de este empecinamiento anticientífico por establecer la filiación latina del castellano, el Diccionario confeccionado por la R.A.E. aglutina en sus páginas el más impresionante y nutrido florilegio de disparates que jamás se haya compendiado en libro alguno, haciendo no urgente sino apremiante la labor de redacción de un nuevo Diccionario que devuelva el vocabulario castellano a sus verdaderos cauces histórico-etimológicos. 85

Decimotercio.-  Gravísimo y además irreparable es el daño sufrido por todas aquellas lenguas que, siendo más antiguas que la Latina, han venido siendo desdeñadas en beneficio de ésta. Lo que, a falta de atención, de cultivo y de estudio, ha conducido a la virtual desaparición de algunas de las lenguas ancestrales del Norte de España: gallego, bable, montañés, kaló, euskera, fabla, aranés… Lenguas hacia las que la Real Academia Española ha mostrado siempre una absoluta displicencia. Se cuentan por decenas los escritos o comentarios irónicos, cuando no abiertamente despectivos, con los que los académicos y sus adláteres desdeñan a quienes no nos resignamos a que el Patrimonio Lingüístico hibérico se vea gravemente diezmado por mor de la aberrante preeminencia otorgada a la lengua Latina.

Las cifras ingentes que el Estado consagra a tratar de insuflar vida a las lenguas muertas, promoviendo su estudio en Colegios, Institutos y Universidades, deberían destinarse a conservar los últimos vestigios de las viejas hablas tradicionales de la Península Hibérica, gestadas todas ellas a orillas del Cantábrico. Esa labor de salvación o rescate es tanto más urgente y apremiante, cuanto que en el caso de varias de ellas está próxima a desaparecer la última generación de personas que las conocen y hablan, aunque sea en escasa medida.  86

Decimocuarto.- Distanciado de los estudios de Cejador y de Aguirre, aunque en sintonía con ellos, el objetivo de mis estudios filológicos se ha centrado en la reconstrucción del proceso de diversificación de las consonantes, así como en la recuperación de las formas más antiguas del habla humana, reconocibles a través de los vestigios que de ella han pervivido en todas las lenguas del planeta. Las herramientas principales de mi investigación han sido y siguen siendo las lenguas: Euskera, Kaló, Bable-Montañesa, Castellano-Catalana, Griega, Ketxwa, Indonesia, Gaélica, Galesa, Magiar, Bereber, Árabe y Swahili, teniendo siempre presente a las muy degradadas pero no por ello menos valiosas lenguas centroeuropeas: Francesa, Alemana e Inglesa.

Decimoquinto.- Todas las lenguas antedichas constituyen una representación harto cualificada de las lenguas habladas en los cuatro continentes, siendo las citadas en las primeras posiciones las que más fielmente han sabido perpetuar las pautas y la idiosincrasia de la primera lengua, común, hablada por la Humanidad. Y es que, con independencia de su hasta aquí tópica y gratuita clasificación por familias –indoeuropeas, semitas, amerindias, africanas…-, todas las lenguas de la Tierra comparten un origen común, defendido hoy por cuantos filólogos han emprendido investigaciones de Filología comparada similares a la que estoy desarrollando. 87

Decimosexto.- Sin el menor género de dudas, la lengua Baska es la que se ha mantenido más fiel al lenguaje primigenio, lo que la convierte en el más valioso patrimonio cultural de la Humanidad. Porque, como demuestro en mi obra, la ancianidad de las radicales vigentes aún en el habla euskérica se mide no en miles sino en decenas de miles de años. Lo que convierte a esta lengua y a su hermana la lengua Kaló en las más antiguas reliquia arqueológicas descubiertas… y por descubrir, al ser el Lenguaje la más antigua de todas las actividades culturales humanas.

Decimoséptimo.- La denominación de Española que la Academia trata de imponerle a la lengua Castellana, está prestando un flaquísimo servicio a la causa de la conciliación entre todos los Españoles, al identificar lo español con lo castellano y reafirmar a quienes no hablan habitualmente en Castellano, en su convicción de que no son Españoles. Máxime cuando lo castellano aparece identificado todavía con el régimen autoritario y centralista que ha padecido España durante cuatro décadas. 87