Archivo del mes: abril 2022

¡Hay que politizar el euskara!

Bandera Navarra - Euskera

Gaztelaniaren hiztunen eskubideak euskararen hiztunen eskubideen gainetik daudenean, ez dira euskararen aurkakoak, euskararen hiztunen eskubideen aurkakoak baizik, euskaldunen aurkakoak dira.Seamos realistas, pidamos imposibles, debiera ser la frase con la que debemos afrontar nuestros anhelos para salir de la situación de invisibilidad en la que se quiere colocar a la lengua de una parte de la población de Euskal Herria.

No se trata de lograr un consenso en torno a cuáles son la limitaciones a las que se debe someter al euskara en el ámbito de Euskal Herria, se trata de tomar medidas claras para salir de ese bucle en el que el euskara se muerde la cola: «como no es práctico no se practica».No hay ninguna familia política, salvo alguna excepción, que se posicione contra el euskara, me estoy refiriendo a las familias políticas unionistas que declaran, y en cierto modo es cierto, no tener nada en contra del euskara. Esas familias políticas desean que el euskara sea una lengua de comunicación, eso sí, para el ámbito privado, lo que no están dispuestas a reconocer son los derechos de las personas hablantes del euskara.

No están en contra del euskara, están en contra del derecho de las personas hablantes a expresarse en su lengua en todos los ámbitos, públicos y privados, ante las administraciones públicas, sean estas locales, autonómicas o estatales.Las persona hablantes del euskara y las que no siendo hablantes lo deseen, tienen derecho a recibir ellas y sus hijas e hijos todos los servicios en su lengua, desde la escuela hasta la sanidad, pasando por la justicia y la policía, los funcionarios locales, autonómicos, estatales o supraestatales.

Para salir de este «bucle monolingüe» necesitamos propuestas y acciones políticas claras que garanticen los derechos, no necesitamos consensos de mínimos, necesitamos una garantía de que los derechos de las personas, también los lingüísticos se cumplen.No podemos olvidar que los derechos no los otorgan vía proposición de ley, esa vía es, en todo caso, por la que en último caso se reconocen los derechos que las personas ya tienen, se los haya reconocido o no su ayuntamiento, su autonomía o el estado en el que están encuadradas y o cualesquiera organismos supra-nacionales.

Txema Landa


 

Un libro asegura que los vascos descubrieron América cien años antes que Cristóbal Colón

Vasco Terranova

El ejemplar ‘Us et costumes de la mer’, un tratado naval fechado en 1647, ha sido localizado por la editorial navarra Mintzoa y cita textualmente este acontecimiento.

ana jiménez guerra 01.04.2022 | 13:27

Imagen de una de las páginas del libro.

Imagen de una de las páginas del libro. Diario de Noticias

¿Los vascos descubrieron América cien años antes que Cristóbal Colón? Así lo asegura un ejemplar de la primera edición Us et coustumes de la mer, fechado en 1647 y obra del jurista Étienne Cleirac, que ha sido localizado por la editorial navarra Mintzoa en Francia. Desconocido por el gran público, este libro es un importante tratado naval y reúne varios capítulos protagonizados por vascos relacionados con la pesca y la caza de ballenas y, lo más relevante, citando textualmente que descubrieron América cien años antes que Cristóbal Colón.

Esta obra, cuenta el responsable de la editorial Mintzoa, Aritz Otazu, además de ser muy valiosa por tratarse de una primera edición, destaca también porque está realizada por Étienne Cleirac, «abogado del parlamento de Burdeos de la época y autor del primer diccionario marítimo que se conoce». A lo largo de su vida, el francés realizó varios tratados marítimos, pero Us et coustumes de la mer «es el más importante y completo». Así, en sus 450 páginas habla desde de cómo podían llegar los piratas, de las naciones de la época como Inglaterra, España o Francia… Y de los vascos, y no como una mera anécdota, sino como protagonistas de varios capítulos: «En el apartado que trata la pesca de ballenas, hay siete capítulos en los que figuran los vascos».

En américa antes que Colón

Entre los capítulos que reúne este tratado naval, repasa Otazu, «uno de ellos habla de cómo se descubrió América por parte de los vascos mientras estaban cazando ballenas». De hecho, añade, «en otro capítulo apunta que un vasco advirtió a Cristóbal Colón de cuál era la dirección por la cual tenía que ir para descubrir esa zona que ellos llamaban tierra nueva».

Otro de los aspectos que recoge el libro es una expedición de los vascos al Mar del Norte, a Groenlandia; otro capítulo retrata cómo los ingleses les prohibieron cazar ballenas o que fueron los vascos quienes enseñaron a cazar a los holandeses. También se resumen las incomodidades que suponía el trasladar los trozos de carne de ballena para luego hacer aceite debido al mal olor que desprendían, en un capítulo donde se menciona a François Soupite, «un burgués natural de Ziburu que se inventa cómo llevar esa carne en el mar sin que se pudra y mantenerla sin olor».

Entre otras anécdotas, apunta el editor, en Us et coustumes de la mer se reseña también que en 1617 unos vascos ayudaron a unos mercantes de Burdeos a llenar sus navíos para ir a la temporada de ballenas, que duraba seis meses –como recuerda, en aquella época la llamada Tierra de Vascos era parte del Reino de Navarra–.

En cualquier caso, Otazu destaca el valor de hallar estos testimonios, en los que los vascos son protagonistas y no una mera anécdota, recogidos en un libro escrito por una figura importante y respetada como es el francés Étienne Cleirac. Además, reivindica, está también la importancia de compartirlos y hacerlos públicos: «Los descubrimientos y los libros no solamente tienen que estar en manos de la elite universitaria. La misión de una editorial, por lo menos la de Mintzoa, además de vender es la de difundir conocimiento«.

Según apunta, tan sólo existen seis ejemplares de la primera edición de Us et coustumes de la mer en todo el mundo, mientras que de las segundas y terceras ediciones sí que se han encontrado más copias. Por tanto ahora, una vez adquirido, desde Mintzoa procederán a una investigación más exhaustiva del ejemplar y, posteriormente, saldrá a la venta: «Ya hay gente que se ha interesado por él», avanza Otazu, que consideraría «maravilloso» si esta edición termina en un Archivo Público y si no, concluye, se venderá a un particular.


Diario de Noticias