Archivo del año: 2017

¡Navarra es Navarra!, pero cada vez menos

ESPAÑA ELECCIONES GENERALES AMAIUR:PAM09. PAMPLONA, 07/11/2011.- Representantes de la coalición abertzale Amaiur entre los que se encuentran el cabeza de lista al Congreso por Navarra, Sabino Cuadra (c), tras la reunión que han mantenido con la delegada del Gobierno, Elma Sáiz, donde han denunciado una agresión policial a uno de sus candidatos, Joseba Compains, el pasado día 4, que ha sido negada hoy por los sindicatos de la Policía Nacional. EFE/Villar López (Newscom TagID: efespsix658397) [Photo via Newscom]

ESPAÑA ELECCIONES GENERALES AMAIUR:PAM09. PAMPLONA, 07/11/2011.- Representantes de la coalición abertzale Amaiur entre los que se encuentran el cabeza de lista al Congreso por Navarra, Sabino Cuadra (c), tras la reunión que han mantenido con la delegada del Gobierno, Elma Sáiz, donde han denunciado una agresión policial a uno de sus candidatos, Joseba Compains, el pasado día 4, que ha sido negada hoy por los sindicatos de la Policía Nacional. EFE/Villar López (Newscom TagID: efespsix658397) [Photo via Newscom]


Sabino Cuadra Lasarte. Fue un día de esos en los que no has dormido bien y te despiertas torpe de reflejos. Decidí no desayunar en casa para evitar los riesgos de romper vajilla y confundir el azúcar con la sal y salí a hacerlo a una cafetería cercana. Después de pedir un café bien cargado y algo para mojar, tomé un periódico del revistero. Sin adoptar las precauciones requeridas en estas ocasiones (la prensa hay que abrirla con cuidado porque sus titulares te pueden reventar un ventrículo) la noticia me golpeó -¡Aahhh…!- con especial saña: cinco Tutankamon, cinco recién salidos de sus sarcófagos, anunciaban la presentación de una iniciativa denominada “Futuro de Navarra”.

Cosa rara. En su discurso, aplaudido por un público en el que se podía ver a la flor y nata de UPN, PP, PSN y Ciudadanos de Navarra, no hablaron de mejorar índices de salud, educación, atención social…, sino de cemento. Más en concreto, de la necesidad de acometer con urgencia los trabajos de construcción del TAV y la segunda fase del Canal de Navarra, como dando a entender que nadie duda de que son estos dos temas los más reclamados en esta tierra a la hora de hacer los pedidos de regalos navideños.

Los Tutankamon -ninguna Nefertiti- se presentaron como impulsores de una “iniciativa de la sociedad civil” que no estaba “con nadie ni contra nadie” y que tan solo quería apostar por el “futuro de Navarra”. De primer faraón ejercía José Manuel Ayesa, expresidente de la patronal navarra -1989/2010-;de segundo, Javier Taberna, presidente de la Cámara de Comercio de Navarra desde 1991, baranda principal y consejero en diversas empresas y fundaciones. A continuación venía Miguel Á. Ancizar, exaguerrido secretario general ugetista -1983/1998- reconvertido a presidente de importante grupo inmobiliario. Cerraban la lista promotora, Pedro Gil, asesor y empresario afincado en Barcelona, y Joaquín Salanueva, decano del Colegio de Ingenieros de Navarra. O sea, lo dicho, unos jóvenes y emprendedores miembros de la sociedad civil, sin mayores intereses que la defensa de Navarra y su futuro.

La víspera del día de presentación del proyecto se anunció una sentencia del Tribunal Constitucional anulando ya definitivamente -hasta entonces había estado solo suspendida- una Ley del Parlamento de Navarra que intentó compensar los daños derivados del copago farmacéutico aprobado por el Gobierno del PP. Era ésta una de las ocho leyes (otras seis más esperan turno) anuladas durante estos últimos años por este Tribunal: imposición de un impuesto (IBI) a la Iglesia, la paga extra suprimida al funcionariado, la regulación de las rebajas comerciales, la prohibición del fracking, el endeudamiento de las entidades locales, la exención del impuesto sobre producción de energía a los pequeños productores y otros temas varios relativos a las competencia forales en materia de función pública.

Pocos días antes se había dado a conocer también la noticia de que cerca del 40% de la producción navarra pertenecía a empresas extranjeras. Navarra es así la segunda comunidad del Estado (Madrid es la primera, pero fundamentalmente por ser capital de reino y fijar allí sus sedes las principales multinacionales) en la que mayor peso tienen estas empresas. Había que añadir a ello que al comienzo de la crisis, en 2008, este porcentaje era del 27%, es decir, la penetración multinacional extranjera se había incrementado casi un 50% en unos pocos años, años todos ellos de gobierno del PP y UPN.

“Navarra es Navarra” fue el eslogan con el que este último partido surgió en 1979. Todo un programazo. Sin embargo, desde entonces, a pesar del uso y abuso hecho de semejante lema (en las últimas elecciones de 2015 UPN dio un paso esencialista más y utilizó el adjetivo-eslogan de “¡Navarrísimo!” para referirse a Javier Esparza, su candidato), Navarra no ha hecho sino deslizarse por una inacabable cuesta abajo.

Durante los años 80 y 90 (gobiernos PSN y UPN), buena parte de la más genuina industria y empresas navarras pasó a manos multinacionales. La lista fue interminable: grupo Huarte (Torfinasa, Girling, Imenasa), industria del papel (Cordovilla, Sanguesa, Leitza, Atarrabia…), conserveras (Chistu, García y Taboada, Muerza-IAN…), alimentación y bebidas (Taberna-Panasa, patxarán Zoco…), Ingranasa, Inasa-Reynols, AP… La debacle de Can y su compra final por La Caixa ha sido el último episodio de esta historia. Y así es que, hoy en día, de las cien principales empresas ubicadas en Navarra, no llegan a veinte las domiciliadas en la Comunidad. ¡Navarra es Navarra!, dicen. ¡Qué ironía!

A la par, leyes aprobadas por el Congreso español han ido limitando nuestras iniciales competencias fiscales y presupuestarias. La reforma del artículo 135 de la Constitución y su posterior Ley de Estabilidad Presupuestaria han tendido un nudo corredizo sobre el cuello de la Hacienda foral y los ayuntamientos navarros. Acordar convocatorias para plazas de bomberos, sanitarios, enseñantes… necesita contar hoy en día con el nihil obstat del ministro Montoro. Distintas competencias se sitúan así en cotas inferiores a las que se tenían en tiempos de Franco. Navarra, cada vez más, es menos Navarra y más Madrid, Alemania, Francia, EEUU, Inglaterra…

Mientras tanto, nuestros particulares Tutankamon forales siguen situando el futuro de Navarra en el cemento, es decir, en los negocios, el pelotazo, la comisión… Porque el cemento ha sido y es -no hay más que mirar la lista de casos de corrupción abiertos en los distintos juzgados de la geografía estatal- la principal fuente de esta clase de delitos entre políticos y empresarios en los años del boom de la construcción inmobiliaria y la obra pública desaforada.

Los Ayesa, Taberna, Ancizar… y los partidos que acudieron a la presentación de su plataforma identifican el futuro de Navarra con el control del poder político y la salud de sus cuentas corrientes. Que Navarra figure en el mapa del tiempo de ETB es algo que les saca de quicio, pero nada de eso ocurre cuando esa misma imagen es la que figura en el mapa de inversiones o sucursales de cualquier multinacional o fondo de inversión del mundo. Es normal, ellos son los que han favorecido la venta del patrimonio empresarial de Navarra a precio de saldo. Por algo habrá si no, ¿o no?


 

Juan Antonio Urbeltz y Marian Arregi reciben el premio ‘Txondorra Carbón Vegetal 2017’

juan_antonio_urbeltz

 

juan_antonio_urbeltz


Juan Antonio Urbeltz y su mujer Marian Arregi han recibido este viernes en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento de Pamplona el premioTxondorra – Carbón Vegetal 2017. Este reconocimiento lo entrega por tercer año la Asociación Amigos del Olentzero, en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra.Urbeltz ha recogido el premio de manos del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, y en representación también de su esposa que no ha podido asistir al acto. También han estado presentes la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, y representantes de la Asociación Amigos del Olentzero y miembros de la Corporación municipal.

Marian Arregi y Juan Antonio Urbeltz reciben el premio Txondorra Carbón Vegetal 2017.

Marian Arregi y Juan Antonio Urbeltz reciben el premio Txondorra Carbón Vegetal 2017.

Juan Antonio Urbeltz ha manifestado que “es un honor” recibir este galardón porque la danza tradicional “es una materia dentro de la sociología en general que no diría que se cae de la lista de interés social, pero no queda muy lejos”. “Para nosotros es un mundo estratégico para el pueblo vasco sostener esta cultura”, ha remarcado Urbeltz que ha explicado que “tenemos otros modelos de otros pueblos de Europa y aquí pretendenmos asentarlo”

El etnógrafo ha destacado que su mujer y él “desde hace 50 años buscamos la forma de colocar tradiciones culturales de Navarra, las danzas, en el centro de la cultura del pueblo vasco”. Ha explicado que ha sido “una vida de trabajo y de interés por este patrimonio general”.

Por su parte, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha resaltado que Urbeltz y Arregi “han formado un tandem extraordinario en su aportación en la recuperación, estudio y divulgación de la danza vasca y del folklore popular” que “nos ha permitido recuperar un legado cultural de nuestro pueblo que en muchos casos ya estaba perdido o muy cerca de perderse”.

“Su labor extraordinaria nos ha unido a ese mundo rural que, en el caso de Navarra, ha sido increíblemente rico y fructífero en sus manifestaciones culturales”, ha reconocido Asiron que ha afirmado que el trabajo de Urbeltz y Arregi “ha creado un marco teórico en el folklore tradicional y quizá una de las aportaciones más importantes que haya hecho nadie a la cultura popular”.

Asimismo, el alcalde ha destacado que este premio permite “saldar una deuda que Pamplona tiene con su hijo Juan Antonio” cuya “aportación a las manifestaciones culturales más pamplonesas es inevaluable”.

Los galardonados han compaginado durante más de medio siglo la investigación sobre la cultura popular y la danza tradicional vasca y la creación de espectáculos, coreografías y bailes al frente del grupo Argia. “Ambos se han fundido en una ingente labor en la búsqueda de los orígenes de las danzas tradicionales con un minucioso trabajo de recogida de material que se ha plasmado en espectáculos que hunden sus raíces en la tradición y aportan nuevas apuestas coreográficas”, ha destacado el Consistorio.

A partir de 1987, Urbeltz y Arregi, llevan a cabo una serie de espectáculos: ‘Irradaka’, ‘Zortziko’, ‘Muriska’, ‘Alakiketan’, ‘Kondharian’, ‘Pas de Basque’, ‘Axeri-Boda’, ‘Axuri-Beltza’ y ‘Besta Berri’, con los que buscan recrear la puesta en escena de la danza tradicional vasca.

El antropólogo y folklorista Juan Antonio Urbeltz nació en Pamplona en 1940. En 1958 ingresó en el grupo de danza Goizaldi, pasando en 1966 a Argia, grupo que dirige desde entonces y con el que ha investigando la coreografía, instrumentos y trajes tradicionales. Desde 1988 dirige la sociedad Ikerfolk, donde se desarrolla también una importante labor de investigación del folklore vasco. Juan Antonio Urbeltz es, además, patrono de la Fundación Museo Jorge Oteiza y miembro de Eusko Ikaskuntza, de cuya sección de Folklore fue presidente.

Marian Arregi, por su parte, ha dirigido a los músicos del grupo Argia con los que editó varios discos, y ha preparado sus partituras. Años atrás ha acompañado a Benito Lertxundi, interviniendo también en algunos de sus discos.

El premio Txondorra Carbón Vegetal 2017 consiste en una figura en forma de carbón elaborada con madera, metal y gres por Benito Goñi. Con él, se quiere reconocer a personas, organismos o asociaciones “que se han distinguido en el estudio y difusión de la cultura popular tradicional”. En la primera edición se premió exaequo al pueblo de Lesaka y, a título póstumo, al fundador de las Juventudes de san Antonio, Andoni Santamaría. El año pasado el galardón lo recibió el escultor y etnógrafo Joxe Ulibarrena.

El jurado de la tercera edición de este premio ha estado compuesto por el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, Laura Igantzi, de la Asociación de Pastores en América, el profesor de la UPNA, Roldán Jimeno, el doctor en Historia y profesor de Filosofía, Mikel Aramburu, el presidente de la Asociación de Periodistas de Navarra, Patxi Pérez, y el txistulari Javier Arteta. Tras la entrega del premio, Lau Urratz, acompañado por un grupo de voces, ha interpretado junto a dos dantzaris ‘Olentzero dantza’

Diario de Noticias, 22 de Diciembre de 2017