Archivo del mes: julio 2016

Hace 80 años empezaba el golpe de estado en Iruñea

CONSPIRACION
Captura_de_pantalla_2016-07-19_a_las_09

Sanfermines:

Garcilaso, director de Diario de Navarra, consigue convencer al conde de Rodezno para que el carlismo se sume a la sublevación militar. El 10 de julio, Garcilaso va a Donibane Lohizune y Biarritz para convencer al regente carlista. También viaja a Estoril.

En un bar, los comunistas proponen a Luis Pérez, jefe local de las milicias falangistas, una tregua durante las fiestas. «Estamos en San Fermín; vamos a no reñir». Pérez contesta acariciando la culata de su nueve largo: «Bueno, pero después de San Fermín nos mataremos a tiros».

16 de juiio:

Mola se reúne con el general Batet en el monasterio de Iratxe. Mola le asegura que no hay ninguna sublevación en marcha.

17 de julio:

Inicio de la sublevación en Melilla. El piloto iruindarra Virgilio Leret lidera la defensa de la base de hidroaviones de Atalayón frente a los golpistas del Tabor de Caballería de Regulares. No logra aguantar. Se le considera el primer ajusticado de la guerra civil.

18 de julio: Inicio golpe de estado.

Por la mañana, la radio informa de la sublevación de la Legión Extranjera en Melilla el día anterior.

Tres aviones aterrizan en el campo de aviacion de Noain. Son militares que han desertado de Cuatrovientos para ponerse a las órdenes de Mola. Para que el gobernador civil, Mariano Menor Poblador, no pueda utilizar los aviones, los militares les quitan las hélices y las llevan a Capitanía.

Primera hora de la tarde. Mola y el comandante de la Guardia Civil, José Rodríguez Medel, se reúnen en Capitanía. El general intenta convencerle para que se sume al golpe, pero Medel le dice que obedecerá las órdenes del poder constituido.

Rodríguez Médel se dirige al Gobierno Civil e informa a Menor Poblador. Intentan formar un gabinete de crisis y organizar la resistencia en Tafalla. Se reúnen Ramón Bengaray y Aquiles Cuadra, de Izquierda Republicana; Jesús Monzón y su hermano Carmelo, del PCE; Constantino Salinas, dirigente del PSOE navarro; Natalio Cayela, secretario de la Audiencia; Tiburcio Osacar, director de “Trabajadores”, Antonio García Fresca, Salvador Goñi y García Larrache, concejales del Ayuntamiento de Iruñea.

Médel ordena a Joaquín Pelegrín, capitán de la Guardia Civil en Tudela, que traslade sus efectivos a Tafalla. Más tarde, un autobús de guardias sale hacia esa población.

También se realizan reuniones en las sedes de CNT, del PC… UGT y CNT convocan una huelga para el lunes día 20.

Menor Poblador convoca a Mola al Gobierno Civil, pero este se niega a acudir.

Los reunidos salen con la intención de organizar una resistencia en Tafalla. Medel va al cuartel de la Guardia Civil, ordena a los guardias que formen en el patio para ir a Tafalla, pero estos no le obedecen. Intenta salir del patio y en el callejón que da a la calle Ansoleaga sale a la Plaza de San Francisco y le disparan por la espalda. Cae muerto en la acera. Son las 20:15 horas.

A continuación, un grupo de guardias se dirige a Capitanía. Mola, que por un momento piensa que le van a detener, sale del edificio y se presenta en el Cuartel de la Guardia Civil. Ordena llevar al calabozo al comandante Martínez Frías, al capitán Fresno y al número Pablo Ardanaz, el único que no se ha sumado a la rebelión. Se avisa al juzgado para que se haga cargo del cadáver de Medel. Tiene dos heridas de bala en la espalda. Sus restos son llevados al depósito, donde le practican la autopsia.

Los guardias civiles que iban de Tudela a Tafalla dan la vuelta al llegar a Caparroso y enterarse de la muerte de Medel.

Algunas personas empiezan a escapar de Pamplona. Sus familias son detenidas en las siguientes horas.

Los que todavía están reunidos en el Gobierno Civil deciden escapar, esconderse

Miembros del PSOE van a la comisaría para contener la que se avecina y son detenidos. Poco antes, el comisario es Germán Izquierdo ha recibido una llamada de Mola para sumarse a la sublevación, algo que hace, como la mayoría de sus hombres.

La gente se retira a sus casas a pesar de que se iba a celebrar una verbena en beneficio de los barraqueros sanfermineros porque las lluvias ocurridas durante las fiestas les han perjudicado mucho.

Los requetés ya han montado su cuartel en el colegio de los Escolapios, tal vez por las buenas relaciones de Víctor Eusa con estos. Más adelante, Falange tendrá su cuartel en el colegio de los Salesianos.

El gobernador civil sale hacia Donostia con el permiso de Mola, aunque sus hijos se quedan como rehenes.

Mola nombra a Modesto Font nuevo gobernador civil. Este ordena la libertad de los presos gubernativos, entre los que están falangistas como José Moreno (Pepe Perla). El nuevo gobernador ordena también clausurar las sedes de todos los partidos y la detención de todas las personas que allí se encuentren.

Con las listas de afiliados requisadas en las sedes de los partidos, comienzan las detenciones en los domicilios.

En los talleres de Diario de Navarra y bajo la supervisión de su director, Ricardo García, Garcilaso, se imprime el bando de guerra.

A las 12 de la noche, el capitán de la Guardia Civil Jesús Miranda, que comandaba esa fuerza en Tafalla, proclama su adhesión al golpe de Estado de Mola tras enterarse de lo ocurrido a Medel. Es informado de la muerte de Medel por sus subordinados mientras estaba reunido con el alcalde y los concejales. Su cambio de postura desactiva la resistencia que se iba a montar en ese lugar con fuerzas de Iruñea, Tudela y otros lugares fieles a la República.

Los guardias civiles de Tudela que regresan sin haber alcanzado Tafalla llegan a la capital ribera a las 12 de la noche. El capitán Pelegrín se suma a la sublevación y con un grupo de requetés y falangistas lee el Bando de Guerra a la luz de las linternas. En la plaza de los Fueros se produce un primer tiroteo entre unos falangistas llegados de Corella y varios serenos de Tudela y otras gentes. Los guardias civiles y requetés y falangistas tudelanos se suman al tiroteo y los fieles a la República  se baten en retirada, siendo detenidos y queda la ciudad bajo su control.

19 de julio: El día clave

Madrugada: Requetés y falangistas acaban con algunos focos de resistencia en Arguedas y Valtierra.

Madrugada: Falangistas de Buñuel, Cascante y Tudela viajan a Corella para ayudar a los derechistas del pueblo a dominar a gentes de izquierda que se han refugiado en el ayuntamiento y que son llevados en su mayoría a la cárcel de Tudela. Dos de los resistentes son acribillados tras caer heridos.

Madrugada: Varios vecinos de Ribaforada reunidos en el centro socialista repelen a la Guardia Civil provocándole varios heridos. Algunos de los resistentes resultan muertos.

A las seis de la mañana, la compañía del Batallón de Cazadores Sicilia, con su banda de cornetas y tambores, sale de su acuartelamiento, al mando del capitán Martín Rubio San Juan y va a la plaza del Castillo de Iruñea. Allí lee el bando de guerra impreso en el Diario de Navarra. A continuación, se pega el bando en las esquinas y se deja piquetes de guardia.

Los mozos se suben a las farolas para arrancar banderas republicanas.

Se empiezan a concentrar las fuerzas del Requeté delante de su sede, en la plaza del Castillo.

Los requetés entran en Diputación y rompen el mástil con la bandera republicana. Ponen la de Navarra, ya que no encuentran una rojigualda. A continuación van rompiendo placas de calles y plazas: plaza de Pablo Iglesias, plaza de la República…

Se monta una ametralladora a la altura del Teatro Gayarre apuntando hacia la cuesta de Labrit por si sube gente desde el norte de la ciudad dispuesta a enfrentarse a los sublevados.

En el barrio de la Estación del Norte se reúne gente en los merenderos para analizar qué se puede hacer contra los sublevados, pero no tienen armas ni medios para defenderse.

A las diez de la mañana, Mola va a Radio Navarra para una alocución. Está en el número 41 de la calle Mayor. Su alocución dura apenas un minuto. A continuación pasa por la Plaza del Castillo (anteriormente de la República), donde le reciben con aplausos, antes de regresar a Capitanía. Le acompañan Garcilaso, Baleztena… Vuelve a Capitanía y saluda desde el balcón con el brazo al estilo nazi a los congregados.

La Policía, a las órdenes del comisario Izquierdo, va deteniendo personas siguiendo listas confeccionadas en Capitanía.

Falangistas asaltan el local de Izquierda Republicana e incluso el Ateneo Navarro, situado en el mismo edificio. Arrojan por la ventana cuanto encuentran en el interior del local. A continuación, colocan la bandera de Falange en el centro del balcón. Con todo lo tirado hacen una pila y le dan fuego.

*Fusilamiento en Iruñea, cuadro de José Ramón Urtasun.

iruindarra / 2016-07-18


 

Homenaje en Iruñea a los asesinados en el golpe militar de 1936 en su 80º aniversario: “Sin memoria no hay democracia”

homenaje_plazalibertad_18julio

homenaje_plazalibertad_18julio


El acto se ha celebrado en la plaza de la Libertad de la capital navarra bajo el lema ‘Siguiendo vuestra huella’ y al mismo ha asistido el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra, Álvaro Baraibar, además de parlamentarios y concejales del Ayuntamiento de Pamplona de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra.

El homenaje a las víctimas del golpe militar de 1936 ha comenzado con el sonido de la txalaparta y el txistu, momento tras el cual se ha dado lectura a un comunicado en el que los tres colectivos de memoria histórica convocantes del acto reivindican “el derecho de las víctimas a saber, a la justicia y a obtener reparación”.

En su opinión, “80 años después es hora de acabar con el modelo español de impunidad”, dado que “no es posible que un Estado de Derecho permanezca silencioso y sus representantes minimicen la situación de los represaliados, encarcelados, asesinados, desaparecidos, así como la de los que pasaron por el sistema de los campos de internamiento y también la de quienes sufrieron exilio”.

“Sin memoria no hay democracia”, han defendido, para remarcar que “sin que se materialice y se reconozca el derecho a la verdad, la justicia y reparación y sin que se termine con la impunidad de los crímenes del franquismo, no estaremos en una sociedad libre y democrática”.

Además, en el acto, que ha tenido lugar ante el Monumento a los Caídos, han demandado “la inmediata retirada de los restos de los genocidas Mola y Sanjurjo” y se han comprometido a “caminar sobre las huellas” de las víctimas porque “no son huesos derrotados, sino son semilla de libertad”. “Nos reclamamos seguidores de su legado y seguiremos luchando por un mundo mejor, más justo y más libre”, han garantizado.

Tras la lectura del comunicado de los convocantes, las personas presentes en el acto han ido colocando zapatos y flores en la escalinata que lleva al monumento en representación de todos los asesinados y represaliados por el franquismo.

Diario de Noticias, 18 de Julio de 2016



Iruñea y Gasteiz recuerdan el terror de hace 80 años

Iruñea y Gasteiz acogieron ayer los actos principales organizados en diversos lugares de Euskal Herria para recordar el golpe de Estado fascista del 18 de julio de 1936 y exigir el fin de la impunidad para los responsables de la muerte de miles de personas. La mayor represión se produjo en Nafarroa, con casi 3.500 fusilados, y así fue recordado ayer en Askatasunaren Plaza con la colocación de zapatos y claveles en memoria de las víctimas.

El acto de Iruñea había sido organizado por AFFNA 1936, Amapola del Camino y Autobús de la Memoria, y tuvo lugar junto al Monumento a los Caídos levantado por los franquistas, en el que todavía siguen enterrados los generales Mola y Sanjurjo. Cientos de personas, entre las que figuraban parlamentarios y concejales de los partidos del cambio, se congregaron allí a las siete de la tarde para repudiar la «barbarie genocida desatada con el golpe fascista de 1936 y los 40 años de dictadura que le siguieron».

El momento más emotivo llegó cuando los asistentes colocaron decenas de zapatos y claveles rojos en las escalinatas del monumento, como homenaje a las víctimas de los golpistas.

«Los zapatos son algo más que un simple objeto. Son testimonio de historias que merecen ser comprendidas y contadas. Más en este caso –explicaron–, en donde queremos recordar a aquellas personas a quienes un 18 de julio de hace ahora 80 años les arrebataron la posibilidad de caminar por la vida por el simple hecho de querer una sociedad más justa, más igualitaria, más democrática».

También señalaron que «lo terrible es que esta historia no se agota únicamente con la barbarie genocida desatada con el golpe fascista de 1936 y los cuarenta años de dictadura que le siguieron, sino que se colma con la impunidad de los crímenes franquistas que persiste hasta nuestros días».

Por ello, dijeron que «es hora de acabar con el modelo español de impunidad», al tiempo que reclamaron «el derecho de las víctimas a saber, a la justicia y a obtener reparación».

El acto estuvo presidido por dos banderas republicanas y una gran fotografía de una fosa común, en recuerdo de las casi 3.500 personas fusiladas en Nafarroa por los franquistas, y finalizó a las 19.40 con el canto de “La Internacional”.

Gara, 19/07/2016