Archivo del mes: diciembre 2013

Reyes Ilintxeta. Aquí ha habido y hay mucha gente que canta

¿Saben que todavía hay gente que piensa y hasta se atreve a decir que cantar en euskera en Navarra es una especie de moda importada del País Vasco con supuestos fines políticos e invasores?

A todos esos me encantaría sentarlos en una silla y cantarles una por una las 1.489 canciones populares navarras en euskera que ha recogido Txema Hidalgo Kapare en su obra Nafar aire zaharretan. No lo propongo como castigo, por supuesto, sino como modo amable de mostrarles empíricamente este gran tesoro cultural.

El martes Kapare hizo una preciosa presentación de su libro en Pamplona con un montón de amigos y esta tarde, a las 5.30, lo hará en Alsasua. Se trata de una auténtica enciclopedia. Una recopilación de canciones y coplillas de toda Navarra (Baja y Alta) desde el siglo XV hasta la Guerra Civil. Letras, partituras, traducciones e información complementaria. Todo perfectamente organizado e indexado por títulos, temas y lugar de procedencia. Un trabajo de hormiga que le ha llevado casi cuatro años y por el que las instituciones oficiales no le han mostrado el más mínimo interés.

A los cancioneros recopilados desde principios del siglo XX por R.M. Azkue, el Aita Donostia y otros grandes folkloristas, Hidalgo ha unido otras piezas que todavía perduran en las mentes de algunos kantuzales. Todo esto, por lo menos, no se perderá, no se lo tragará el tiempo sin dejar ni rastro como ha ocurrido y ocurre con tantas otras cosas.

Es increíble como algo tan etéreo, intangible y minúsculo como una canción puede tener la fuerza de atravesar el tiempo y conectarnos con personas que vivieron mucho antes que nosotros. A través de las canciones vemos lo que ellas y ellos veían y sentimos lo que sentían. Aquí hay canciones de cuna, infantiles, religiosas, de hilanderas, soldados, pastores, deshojadoras de maíz, amorosas, satíricas… Todo eso nos ha llegado y es parte muy íntima de nuestra identidad y de Euskal Herria, les guste o no a algunos.

Zorionak, Kapare!

 

Una exposición conmemora el décimo aniversario de la muerte de Jorge Oteiza

parlamento_oteiza

parlamento_oteiza
Una selección de piezas representativas de las variadas manifestaciones y etapas creativas del escultor Jorge Oteiza se exhiben en el Parlamento de Navarra en una muestra que conmemora el décimo aniversario de la muerte del artista guipuzcoano y la primera década de la Fundación Museo Oteiza.

“Jorge Oteiza 1908-2003” es el título de la exposición que ha sido inaugurada este miércoles por el presidente del Parlamento, Alberto Catalán, en un acto que ha contado con la asistencia de Txentxo Jiménez, vicepresidente segundo, Maite Esporrín y Koldo Amezketa, secretarios de la Mesa y Gregorio Díaz, director del Museo Oteiza, además de representantes de los diversos grupos parlamentarios.

En su intervención, Alberto Catalán ha reconocido el “enorme orgullo” que para el Parlamento de Navarra supone acoger una selección de la obra de Oteiza, “teniendo en cuenta que el artista donó toda su obra al pueblo de Navarra y que el Museo que lleva su nombre es uno de los activos culturales más significativos de la Comunidad Foral”.

Catalán, según informa la Cámara, se ha felicitado de que “Navarra, desde el principio, haya velado por cumplir con las disposiciones del artista, centradas en conservar y exhibir, estudiar y difundir la obra escultórica, poética y teórica”.

“Gracias a esa clara determinación y la generosidad de Oteiza”, esta Comunidad disfruta de una “riqueza patrimonial única y singular”, ha remarcado el presidente.

De la figura de Jorge Oteiza, ha destacado su “compromiso ético” y su “convicción acerca de la función social del arte. Su obra no está realizada solamente para ser contemplada, sino que constituye una herramienta de transformación del ser humano, de ahí su constante preocupación por la educación infantil”, ha dicho al respecto.

Gregorio Díaz Ereño, por su parte, ha agradecido el “interés” del Parlamento por acoger en “este espacio emblemático y singular” una selección de un Museo tan cercano y señalado. Es una buena oportunidad de descubrir o redescubrir la obra de un artista enorme en una etapa fundamental de su vida. Únicamente recordar que los museos contribuyen a fomentar el estudio, la educación y el recreo de los ciudadanos”.

La exposición “Jorge Oteiza 1908-2003” ofrece un compendio de las primeras obras de Jorge Oteiza, con ejemplos de la expresión figurativa presente en la composición escultórica de Aranzazu, los poliedros de Malevich, la desocupación de la esfera y las construcciones vacías y obras conclusivas, además de fotografías del Museo e imágenes del laboratorio de tizas.

Permanecerá abierta al público en el Atrio de la sede de la Cámara hasta el 31 de enero, en horario de 10 a 20 horas, de lunes a viernes.

El Museo Oteiza cuenta con 1.690 esculturas, 800 dibujos, 2.000 estudios del laboratorio de tizas, cerca de 5.000 libros procedentes de su biblioteca personal, amén de su extensa hemeroteca y sus innumerables escritos, aún en fase de catalogación.

La colección de Alzuza posee piezas muy significativas de todos los momentos creativos del escultor y permite realizar un recorrido exhaustivo a través de las diferentes preocupaciones y prácticas escultóricas de Oteiza, estrechamente vinculadas a la evolución de los lenguajes estéticos del arte del siglo XX.

Diario de Navarra, 11/12/2013